Ecuador: un paseo entre volcanes

El explorador Alexander von Humboldt lo llamó “Avenida de los Volcanes”: un corredor de 3.000 metros de altura bordeado por dos cadenas volcánicas en el centro de Ecuador. De norte a sur, una cincuentena de picos que conforman esta parte de la Sierra Andina. Entre la nieve, los valles verdes, las altas mesetas y los cañones profundos, el centro del país revela sus mayores activos para los viajeros intrépidos.

El Chimborazo, el punto más alto del país, asciende a 6.370 m., aunque es su vecino el Cotopaxi, con una altitud de 5.897 m, el volcán activo más alto del mundo. Sin embargo, para tranquilizar a los turistas, estos suelos volcánicos son más fértiles que peligrosos. Gran parte de la población de Ecuador vive aquí, donde las haciendas españolas encontraron su oro verde.

Frente al Tungurahua se extienden 300 hectáreas de la hacienda Manteles (en 1920 había nada menos que 50.000), una atracción turística para quien busca el lado rural y salvaje del país: arquitectura colonial, muebles de madera española, cerámica precolombina y alfombras de cuero, una decoración que nos sumerge en la historia.

Entre senderos históricos y sinuosos, la ruta continúa desde aquí hasta la cima del Chimborazo, cruzando los ancestrales territorios habitados por campesinos quechuas, hombres y mujeres que trabajan la tierra, niños que pastorean rebaños de llamas después de la escuela… La sencillez y grandiosidad de la vida de los Andes.

En el Parque Nacional de Cotopaxi, en la hacienda Tierra del Volcán la actividad estrella es la de las rutas a caballo por la región. El volcán es temido y reverenciado a la vez. No ha experimentado una erupción en los últimos 300 años, aunque algunas veces aparecen amenazadoras fumarolas y se oyen los rugidos sordos que provienen de su cráter.

Al este de la Sierra, el cráter se transformó en Quilotoa en laguna de color turquesa, cuyos contornos niveles ofrecen magníficas vistas desde. Hacia el norte, se dice que la laguna de Cuicocha a los pies del volcán Cotacachi, está habitada por una diosa. En la tierra de los volcanes, las leyendas y la realidad se mezclan, fascinando a los viajeros.

Viajando por América. Viajes a Ecuador: un paseo entre volcanes.