Melbourne, arte y saber vivir

Cuando cae la noche en Melbourne, la gente sale a llenar los bares, pubs, salas de juego, los cafés del centro y los locales del puerto están siempre llenos. Una vez que terminó la jornada de trabajo, los australianos, ya sea en traje y corbata o bien pantalones cortos, inundan las calles y convierten en su ciudad en la más animada de Australia, tanto o más que la mismísima Sydney.

Se suele decir que los habitantes de Melbourne les gustas subir a los tejados. La razón es que mucha gente monta bares musicales en las terrazas de los edificios más alto de la ciudad, una moda que arrasa desde hace años. Estas terrazas ofrecen lógicamente una vista impresionante de la  ciudad iluminada.

En la última década Melbourne se ha convertido en la capital australiana de la cultura y de las tendencias. Todo empezó en el 2002, con la apertura de Federation Square, un complejo ultramoderno de museos, tiendas y restaurantes, construido sobre las viejas líneas de ferrocarril abandonadas. Hoy este lugar recibe cada año millones de visitantes. Su futurista explanada se levanta  frente a Flinders Street Station, la estación de trenes más antigua de Melbourne.

Allí está también el Ian Potter Centre, dedicado al arte aborigen, contiene el Centro Australiano para la Imagen en Movimiento, un museo dedicado a la televisión, los videojuegos y la cultura digital. Y es que Melbourne mezcla épocas y culturas: una bendición para los amantes del arte y el entretenimiento.

Un lugar peculiar, no lejos de “Fed Square” es Hosier Lane, un callejón oculto tras una avenida llena de tiendas de lujo con sus paredes cubiertas de graffiti. Decenas de metros para que los artistas callejeros puedan “exponer” sus obras con el consentimiento del Ayuntamiento. En otros lugares de la ciudad, los grafiiti están absolutamente prohibidos.

En las afueras de la ciudad, otro barrio simboliza el lado más moderno de la ciudad. Se trata de Fitzroy, tranquilo y bohemio. Las fachadas de sus casas victorianas están pintadas de amarillo, rojo o azul. Galerías de arte contemporáneo, boutiques de diseño y tiendas de comestibles de los productos ecológicos. Un barrio perfecto para pasear, comprar y tomar café.

Así es la atmósfera de Melbourne, moderna y abierta, dinámica y alegre. Son las características que hacen que cada año aparezca en todas las clasificaciones como una de las mejores ciudades del mundo para vivir.

Viajando por Oceanía las palabras clave son , , , , , .