Arromanches, el puerto artificial del Día D

Durante los días que siguieron al Desembarco de Normandía, en junio de 1944, tuvo lugar en la costa frente al pequeño puerto de Arromanches-les-Bains una de las obras de ingeniería militar más espectaculares del siglo XX: un puerto artificial que fue instalado en pocos días para facilitar el desembarco de soldados, vehículos y materiales camino del frente. Sus restos son todavía visibles.

Las playas de Arromanches fueron tomadas y desalojadas de alemanes en poco tiempo, lo cual permitió poner en marcha de inmediato el plan: cientos de bloques de hormigón fueron traídos desde el sur de Inglaterra para formar el esqueleto de la rada semicircular, el llamado “Mulberry Harbour”. Unos curiosos puentes móviles de acero conectaban estos bloques para que sobre ellos circularan soldados, camiones y carros de combate. Un trabajo colosal que, para más inri, tuvo que hacerse bajo el constante fuego enemigo y los ataques de la aviación alemana.

El paso del tiempo y las temibles tormentas del Canal de La Mancha acabaron deshaciendo el “Mulberry Harbour”, que  perdió su importancia a medida que los Aliados iban haciéndose con el control de los principales puertos de la costa: Le Havre, Cherbourg, etc. Los bloques de hormigón permanecen ahí, inamovibles, y los más cercanos se pueden visitar a pie cuando la marea se retira. Son simples moles de piedra invadidos por los cangrejos y los mejillones, pero su presencia allí fue necesaria para cambiar el curso de la II Guerra Mundial.

Arromanches es un pequeño pueblo que hoy vive completamente de los turistas, atraídos por la épica del Día D. Creperies, tiendas de souvenirs, un par de hoteles… Y sobre todo el Musée du Débarquement (Museo del Desembarco), una visita imprescindible en la que, a través de maquetas, reproducciones, fotos y mucho material se expica al visitante hasta el último detalle sobre la construcción del puerto, su papel clave en la victoria aliada en la batalla de Normandía. En todas partes se hace hincapié en el hecho de que el gran promotor y autor de la idea de construir este puerto fue sir Winston Churchill, un reconocimiento muy significativo si tenemos en cuenta que viene de parte de los franceses.

Arromanches formaba parte de la zona de edsembarcos que los Aliados denominaron Gold Beach, asignada a británicos y canadienses. En sus calles se exhiben algunos “recuerdos” de la guerra: un carro de combate sherman, una barcaza del desembarco, una pequeña batería antiaérea de la Wehrmacht… Una visita que hará las delicias de los amantes de la historia delsiglo XX.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , .