El Lago Victoria y las Fuentes del Nilo

Una de las grandes aventuras de la historia del hombre desde la Antigüedad ha sido la búsqueda de las fuentes del Nilo, el gran río de África: egipcios, griegos y romanos trataron de encontrarlas y tejieron alrededor de su emplazamiento numerosas leyendas. Hoy, que el planeta entero ha sido explorado y cartografiado, sabemos que el Nilo nace en el Lago Victoria y aun así, este lugar no ha perdido ni un ápice de su magia y del magnetismo y misterio que ejerciendo una irresistible atracción sobre el viajero.

El 28 de julio de 1862 el intrépido explorador británico John Hanning Speke, cuya biografía es digna de una película (que de hecho existe) alcanzó en su segunda expedición el lugar de la orilla norte del Lago Victoria , llamado Nyanza por los nativos, que daba origen al Nilo. Esas cataratas, en palabras del propio Speke, “son un espectáculo capaz de hechizar durante hora: las aguas rugían, miles de peces brincaban contracorriente, los hipopótamos y cocodrilos remoloneaban en el agua”.

Speke redondeó su aventura bautizando aquel inmenso lago con el nombre de la reina del Imperio Británico, pero seguía sin estar claro si aquella cascada era el verdadero origen del río, enigma que acabó de resolver otro ilustre aventurero inglés, Henry Morton Stanley quien, al circunnavegar el gran lago en 1875, confirmaba la hipótesis de Speke.

Hoy el Lago Victoria está muy explotado turísticamente (hay algunos espectaculares hoteles de cinco estrellas en sus orillas) pero sigue conservando hermosos rincones naturales, puros y salvajes, tal y como los conocieron Stanley y Speke, los primeros hombres blancos en pisar aquellas tierras indómitas.

El Lago Victoria es el más grande de África, está cruzado por la línea ecuatorial y se sitúa a 1.151 metros de altitud, lo cual suaviza su temperatura. En sus aguas habitan más de doscientas especies de peces y en sus orillas se asientan diversos grupos étnicos de mayoría bantú, entre los que destacan los ganda, los kiga, los kikuyu, los luhya y, también, los masai. Además, el gran Lago Victoria constituye una excelente vía de comunicación entre los tres países que son bañados por sus aguas: Uganda, Kenia y Tanzania. La mejor manera de llegar a él es contratar un paquete de viaje desde Europa, volar a Nairobi y desde allí emprender un largo y fascinante camino hacia el corazón más legendario de África.

Viajando por África las palabras clave son , , , , , , .