Markaska, el secreto de la costa dálmata

Uno de los símbolos del turismo croata y destino popular en la costa oriental del Adriático es la ciudad de Makarska. A unos sesenta kilómetros al sur de Split, en la costa de Dalmacia, este pueblo está situado en las laderas de la montaña más alta de la región en mitad de un paisaje idílico.

La cima del Biokovo con sus 1.762 metros es el personaje principal de la belleza escénica de la costa de Makarska. Es impresionante la visión de sus laderas empinadas que descienden abruptamente hacia el mar, con los frondosos bosques que adornan su base. El marco ideal de un pequeño pueblo que en los últimos años se ha convertido en el principal punto de referencia turístico en el sur de Croacia.

Como es habitual en la costa dálmata, las playas de Markaska son de pequeños guijarros de grava blanca, aguas cristalinas y verdes bosques color esmeralda. Las playas de la Riviera Makarska son una extraña mezcla de vida y paz. Siempre hay gente joven pero sin que cunda el caos. Milagro, producido tal vez por la ausencia de arena, lo que limita las actividades de playa típica.

En el interior, el Biokovo es una gran oportunidad para los amantes de la naturaleza y los deportes de montaña. Son abundantes las rutas y los paseos a pie o en bicicleta por sus laderas, caminos y bosques, con distintos grados de dificultad y notables desniveles. El paisaje es espectacular, gracias a las espectaculares formaciones kársticas, cuevas, cañones, columnas de piedra modelada a partir de los elementos.

Alrededor del macizo rocoso se extiende un Parque Natural, creado en 1981, que protege los bosques  de coníferas y la fauna de montaña (corzos, rebecos y águilas).Suficiente para llenar la tarjeta de memoria de tu cámara.

Pero la fama de Makarska no se limita aquí. Es legendaria en toda Croacia su marcha nocturna: cuevas convertidas en discotecas, terrazas donde se sirven cócteles mirando al mar, fiestas en la playa, restaurantes marineros y una oferta de alojamiento que se adapta a toda clase de bolsillos.  En efecto: Markaska es el secreto mejor guardado de la costa dálmata.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .