Graz, ciudad del arte y el diseño

En el corazón de la ciudad de Graz, en Austria, una obra maestra “barroca” fue instalado en 2003, la Kunsthaus Graz, una especie de globo hinchado, una enorme estructura de plexiglás, una atrevida locura firmada por los arquitectos londinenses Peter Cook y Colin Fournier. Es la guinda que corona la designación de “ciudad del diseño 2011” a Graz por parte de la Unesco.

Graz no se puede comparar en grandeza con Viena, ni siquiera con Salzburgo, por citar las grandes ciudades del país, pero se presenta sin complejos como un destino para los amantes del arte y de la cultura. El 21 de noviembre, el nuevo Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, abre sus puertas en un edificio del año 1900. El museo alberga la colección de los mejores artistas contemporáneos conocidos de Austria: Günter Brus, Egon Schiele, Gustav Klimt … La exposición inaugural está dedicada a Hans Hollein, el único arquitecto austriaco Premio Pritzker (en 1985).

Murinsel es una enorme concha flotando sobre el Mur, el río que parte en dos la ciudad. Conectada por pasarelas a los muelles, la estructura fue completada en 2003 por el diseñador neoyorquino Vito Acconci, cuando Graz fue capital cultural de Europa. No es ni mucho menos una concha hueca, ya que contiene un moderno bar de copas y otro café al aire libre donde las mesas fueron sustituidas por bancos cubiertos de cojines. Con la iluminación nocturna, el lugar se convierte en algo mágico y espectacular.

Graz es una ciudad barroca, con sinuosas calles en su centro histórico, llenas de palacios y elegantes tiendas, un terreno de caza ideal para ir de compras. Entre la gran cantidad de direcciones de tiendas de lujo y de diseño abundan sobresalen Kwirl (Mariahilfestrasse, 11), el mejor escaparate de los jóvenes diseñadores austriacos.

Y si de diseño hablamos hay que mencionar el Hotel Wiesler, un antiguo palacio del siglo XIX, obra maestra del Jugendstil, renovado recientemente por un grupo de arquitectos y decoradores vanguardistas que lo han convertido en una pieza única. Inclasificable desde el punto de vista estético, es uno de los lugares nocturnos de moda.

Par llegar a Graz hay que pasar necesariamente por la capital Viena, y desde allí tomar la carretera que discurre por los paisajes de postal de la Baja Austria y Estiria. Son 180 km. que valen la pena, más o menos una hora y media en coche y algo más en tren.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .