San Luis Potosí, un aire español en Mexico

La flor del desierto. Así es como llaman sus habitantes a la ciudad de San Luis Potosí, en Mexico. Esta metrópolis de un millón de habitantes que se extiende a lo largo de kilómetros y fue declarada monumento nacional en 1990, visita imprescindible para revivir el esplendor del México colonial.

Antes de la llegada de los españoles en el siglo XVI, la región está habitada por tribus de indios chichimecas, pames y huastecos. Después del descubrimiento de yacimientos de oro y plata, el capitán Miguel Caldera, acompañado por Don Juan de Oñate y su hermano Diego de la Magdalena, decidieron descender al valle. El lugar de la fundación está en la entrada al centro histórico de la ciudad, marca el lugar donde fue construido en 1588, el primer edificio, llamado Puesto de San Luís. En 1592, la ciudad se convirtió oficialmente en Real de Minas de San Luis Potosí, en homenaje al rey San Luis de Francia.

Potosí, que significa “lugar de gran riqueza” es una referencia a la ciudad del mismo nombre en Bolivia, el gran centro de la minería de la América española. Los fundadores de la ciudad de México querían adelantar a su rival boliviano y lo lograron. Hasta principios del siglo XX, San Luis Potosí o es el principal centro económico de la región. Numerosos eventos del México contemporáneo se produjeron aquí, sobre todo después de la ocupación española. San Luis Potosí fue la sede del gobierno en el exilio de Benito Juárez. Fue también aquí donde González Bocanegra escribió el himno nacional del país.

La mejor manera de descubrir la ciudad es un paseo a pie. El centro cuenta con cuatro lugares hermosos: los Fundadores, la Plaza del Carmen, San Francisco y la Plaza de Armas. En ella se levanta la Catedral, construida entre 1690 y 1737, es sin duda una de las iglesias barrocas más bellas de la región. En el otro lado de la plaza se levanta la Casa de la Virreina, una de las más antiguas residencias de la ciudad. En resumen,  edificios de la época colonial, estrechas calles que son el hogar de hermosas casas con patios interiores, sus típicas fachadas balcones de hierro forjado… La influencia colonial todavía está presente, como si estuviéramos en un pueblo del sur de España.

Por la noche los restaurantes ofrecen especialidades de la región, como enchiladas de queso al estilo potosino, que los clientes acompañan con las cervezas de la región Dos Equis o Indio. La animación nocturna se arremolina en torno a la Plaza de Armas, donde suena la música y la gente llena las terrazas..

Viajando por América las palabras clave son , , , .