Visitas imprescindibles en Roma

La ciudad de Roma, con una historia de casi 2.500 años,  posee un patrimonio único, que ha resistido a guerras, terremotos y saqueos. En su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es inevitable toparnos con alguna de sus maravillas. Dejando aparte el Vaticano, que merece una atención más específica, estas son las visitas que no debemos perdernos:

El Foro Romano.
Desde lo alto del monte Palatino, una de las míticas siete colinas de Roma, se extiende la amplia zona de las ruinas de la época romana. Situado entre el Capitolio y el Coliseo, el Foro Romano fue durante siglos la plaza principal de la ciudad.  Arcos, estatuas, templos, basílicas y columnas dan testimonio de esta grandeza aunque hoy quedan pocos vestigios visibles. Se puede visitar con un guía y la entrada se puede combinar con el acceso al Coliseo y al Palatino.

El Coliseo.
El gran icono de Roma. Es un anfiteatro elíptico construido entre el 70 y el 80 d.C. durante el reinado de los emperadores Vespasiano y su hijo Tito. En su tiempo podía albergar a más de 50.000 espectadores y acogía luchas de gladiadores y simulacros de batallas navales.  Terremotos y saqueos (sus piedras se usaron en la Edad Media para construir casas) lo dejaron en el estado actual de semirruina.

Fontana de Trevi.
En el corazón de la ciudad, cerca de la escalinata de la Piazza di Spagna, es la fuente más famosa de Roma. Se construyó en el siglo XVIII, en pleno Barroco, y fue inmortalizada en la película de Fellini “La Dolce Vita” de Fellini. Llena de turistas durante todo el año, la tradición dice que hay que arrojar una moneda al agua,  lo cual asegura qu eregresaremos a la ciudad de nuevo.

Piazza di Spagna.
Un lugar inconfundible: la elegante escalinata que conduce a lo alto de la iglesia de la Trinitá y la fuente de la Barcaccia. Desde arriba, hermosas vistas de la ciudad eterna. Bajando los escalones, las principales calles comerciales.

El Panteón.
El monumento romano mejor conservado de la ciudad,  del siglo I levantado por Octavio Augusto en honor de su gran amigo Agripa. Más tarde pasó a ser una iglesia cristiana. Su cúpula de 43 metros de diámetro, perforada por un occulus (única fuente de luz) es el más grande de la Antigüedad. La entrada es gratuita.

El barrio de Trastevere
Antes una zona pobre y peligrosa de la ciudad, se ha convertido en uno de los más populares de la capital. Literalmente significa “más allá del Tíber”. El Trastevere ha mantenido el ambiente tradicional en su mercado y sus pequeños restaurantes . Atrae tanto a los turistas como a los propios romanos.

Piazza Navona
Es la plaza más grande de Roma, levantada sobre un antiguo estadio romano. Posee tres hermosas fuentes, la más espectacular de ellas la de los Cuatro Ríos, diseñada por Bernini, que representa los ríos de los cuatro continentes: el Nilo, el Danubio, el Ganges  y el Río de la Plata. Ideal para sentarse en una de sus terrazas y disfrutar del ambiente, siempre animado.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , .