París: conociendo Saint Denis

Saint Denis es uno de los barrios más famosos de la capital francesa aunque alejado del centro, de la Torre Eiffel y del resto de los monumentos. Aun así, merece una visita dentro de nuestro viaje a Paris.

Saint-Denis ocupa las últimas tres paradas de metro de la línea 13. Subimos en Champs-Elysées-Clemenceau y en menos de media hora nos encontramos en otro mundo, entre Argel y Tánger, el Caribe y Cabo Verde. Este barrio multiétnico de París no tiene la reputación de Belleville Pennac, pero vale la pena ser visitado si hemos visto suficientes tiendas de moda, grandes almacenes y hemos esperado en las largas colas en el Museo del Louvre.

También es recomendable si se es un viajero alternativo o un apasionado de la arquitectura gótica, porque este suburbio al norte de la Ciudad de la Luz cuenta con una catedral que rivaliza en belleza y grandeza con la mismísima Notre Dame.

En rue Gabriel Peri, un soberbio edificio art deco alberga el mercado cubierto en el que perderse entre los puestos de queso, verduras, pinchos y sémola para el cuscús. Cerca se encuentra el Pacha Hammam, un oasis de calor y humedad con reservados para mujeres y frecuentado los fines de semana por muchos parisinos pudientes de barrios más elegantes.

Después de los pasos cubiertos del Canal Saint-Denis una nueva escena aparece, hecha de plantas de ladrillos dignos de un Manual de la arqueología industrial y modernos edificios de cristal. En una zona en principio tan fría y post-industrial el principal atractivo sigue siendo el Stade de France, que vio a les bleus, la selección francesa de fútbol, aquella mítica escuadra capitaneada por Zinedine Zidane,  ganar a Brasil en la final de la Copa del Mundo en 1998. Los aficionados al fútbol y muchos otros turistas acuden a este templo del deporte para realizar una visita guiada que cuesta 10 €.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .