Ouarzazate, escenarios de cine al sur de Marruecos

Un laberinto de tierra roja en el profundo sur de Marruecos, Ouarzazate aparece hoy ante los ojos del viajero como una flor que crece en medio de la aridez del desierto. Sin embargo, su aspecto era bastante distinto hace un siglo, cuando no era más que un simple puesto avanzado de la Legión Extranjera francesa en el extremo meridional del país, olvidado en un rincón solitario del planeta.

Evidentemente, con el paso de los años, había que mirar Ouarzazate con nuevos ojos. El primero en descubrir su encanto exótico fue el director de cine Josef von Sternberg, que rodó aquí Morocco, película de culto en blanco y negro con la exuberante Marlene Dietrich paseándose por la vieja kasbah y los desolados alrededores de la ciudad.

El escenario era imponente. Después de todo, ¿por qué construir palacios y ciudades de cartón cuando se existen aquí numerosos lugares auténticos y cautivadores a disposición del artista?

Lo primero que visitar en Ouarzazate es la Kasbah de Ait-Ben-Haddou, la más famosa de la antigua ciudadela de barro construida siglos atrás por los bereberes con el objetivo de protegerse de las incursiones de los bandidos del desierto. Las murallas y torres almenadas de piedra roja jalonadas de esbeltas palmeras fue donde Orson Wells  decidió ubicar los muros de  su película sobre la historia de Sodoma y Gomorra. Luego llegaron Lawrence de Arabia, La última tentación de Cristo y otras más. A Ouarzazate, además de figurar en a lista de tesoros del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, también debería haber recibido un oscar.

En Taourirt, el gran zoco de Ouarzazate, es un lugar lleno de vida, comercios de artesanía, tiendas de alfombras y talleres de orfebrería. A su alrededor se encuentra la ciudad moderna construida por los franceses en una posición estratégica para controlar el tráfico de los nómadas del desierto. Durante milenios,  ésta fue parada obligada en la legendaria ruta de las caravanas que une Marrakech y Tombouctú.

En las afueras empiezan las posibilidades para el turismo de aventura: las curvas impresionantes del Djebel Saghir y las alturas del Anti Atlas, que culmina en el puerto de montaña de Tizi-n-tinififft. Atrvesamos la cordillera y pasamos de ver paisajes lunares a un repentino oasis verde y fresco. En el valle del Draa aparecen fértiles campos, huertos con regadíos, palmerales interminables, aldeas pintorescas… Nuevos escenarios para futuras producciones de Holywood.

Viajando por España las palabras clave son , , , , , , .