Guca, el festival serbio de la trompa

Cada verano la pequeña localidad de Guca, en la región central de Serbia, se convierte durante una semana en la capital mundial de la trompa. Los dos únicos hoteles de la ciudad se ven desbordados por las riadas de visitantes llegados de todas los rincones del país y de muchos lugares del extranjero, llenándose los prados de los alrededores de tiendas de campaña y roulottes.

Se puede decir que Guca, con apenas 3.000 habitantes censados, se transforma completamente durante estos siete días. La música no se detiene ni un segundo, con especial protagonismo para la tromba, y los grupos folklóricos serbios de todo el país divietren a los reunidos allí con sus bailes tradicionales: el kolo  y el chochek, herencia de los siglos de dominación turca.

El festival de Guca festival es ante todo un concurso de trompas. Cada año, dieciocho bandas de música serbia luchan para llevarse los galardones de mejor trombonista, mejor grupo y mejor interpretación. De las dieciocho, tras una serie de rondas eliminatorias, quedarán cuatro que competirán por estas distinciones. Se trata de un premio muy prestigioso dentro del país, otorgado por un jurado compuesto por músicos profesionales y estudiosos de la música étnica serbia. La trompa, sin embargo, es más que un asunto familiar en Serbia y acaba trascendiendo a lo nacional: banderas serbias, sombreros del ejército y camisetas con la imagen de héroes de guerra o frases que exaltan la patria serbia son parte del paisaje que se puede ver en Guca esta semana.

Esta fiesta, tan vinculada al nacionalismo serbio, ha sido llevada al cine en el año 2006 por el cineasta Dusan Milic. En Gucha, la Trompa de Oro se resalta la importancia de este instrumento como símbolo cultural y nacional serbio. En la película, un joven tiene que ganarse el consentimiento del suegro para casarse con la hija y la condición que éste le ha impuesto no es otra que ganar el concurso de trompa de Guca.

Los tres grandes momentos de la fiesta que no podemos perdernos son el concierto de medianoche en el que las bandas interpretará un programa libre, la competición en sí   y el concierto de clausura. Fuera del programa, el sonido de las trompas llena las calles con actuaciones improvisadas de músicos aficionados que hacen las delicias de los visitantes. Por supuesto además de las notas musicales, la cerveza corre en abundancia por las calles de Guca.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .