Francia a través de sus quesos

“¿Cómo se puede gobernar un país donde existen 246 variedades de queso?” Esta famosa frase, atribuída al general Charles de Gaulle, refleja muy bien la increíble variedad que de este producto existe en el país galo. Para los amantes del queso, Francia es un destino de ensueño. El viaje por cada una de sus regiones, un festival para el paladar. Estos son algunos (no todos) de los principales fromages franceses, de norte a sur:

  • Camembert (Normandía): es uno de los grandes. Comenzó a fabricarse durante la Revolución francesa. Se conserva en pequeñas cajas de madera. Su corteza es mohosa y blanca. Los entendidos recomiendan consumirlo en verano, acompañado de frustos secos y del un buen vaso de Beaujolais.
  • Munster (Alsacia): el más oloroso de los quesos franceses, de leche de vaca que pasta por los verdes prados alsacianos, llamados chaumes, entre el Rhin y los Vosgos. A pesar de su aroma, para algunos insoportable, su sabor es suave. Lo ideal es degustarlo con algún vino blanco afrutado de la región, Riesling o Gewurztraminer.

  • Emmental (Saboya): se elabora con la leche de vaca de las razas locales saboyanas: Tarine, Abondance y Montbéliarde. Empezó a elaborarse en el siglo XIX y, tal vez por la influencia de los Gruyère de la vecina Suiza, también presenta agujeros en su interior.
  • Crottin de Chavignol (Centro de Francia): un queso con el curioso nombre de “estiércol de caballo”, pero de sabor delicioso. Se hace con leche de cabra cruda y el resultado es un queso muy curado de masa quebradiza, parecido a nuestro mahonés.
  • Roquefort (Aquitania): es un queso azul hecho con leche de oveja de la raza Lacaune. Como nuestro Cabrales, hay que tomarlo en pequeñas porciones y es ideal para untar en el pan o sobre biscotes. También es uno de los más olorosos del país y cuenta con tantos admiradores como detractores.
  • Cabécou (Auvernia): un original queso de cabra cremoso, pequeño y con forma redonda. También es típico de las regiones de Périgord y Quercy.
  • Laguiole (Midi-Pyrinées): este queso se fabrica en la región desde la época de la dominación romana, por tanto uno de los más antiguos del país. Se elabora con leche de vaca y su sabor es intenso y rústico. Ideal para acompañarlo con algún vino tinto.
  • A Filetta (Córcega): su nombre en corso significa “helecho”, y esto se debe a que los quesos redondos se aromatizan y cubren con una hoja de esta planta. Se elaboran con leche de oveja pasteurizada.
Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , .