Amsterdam en bicicleta

En Holanda la bicicleta es el medio de transporte más utilizado y forma ya parte del paisaje y de la forma de vivir de los holandeses. Se calcula que en el país hay casi tantos millones de bicicletas como de habitantes. Por este motivo existen reglas específicas de tráfico para ciclistas. Las rutas o carriles bici son omnipresentes en las ciudades, y fuera de ellas existen 17.000 Km. de avenidas especiales para bici.

En un paisaje completamente llano como el de Amsterdam la bicicleta es un medio de transporte ideal.  Circular en bici por la ciudad es completamente seguro y sencillo ya que los peatones, los conductores de coches, así como los chóferes del tranvía y el autobús  están completamente acostumbrados a su paso.

El respeto por los ciclistas es absoluto. Visitar Amsterdam en bicicleta es una opción excelente. Hay muchos puntos donde se pueden alquilar por poco dinero aunque antes de ir es aconsejable informarse bien sobre  las normas de circulación en bicicleta, así como sobre las obligaciones, derechos y responsabilidades del clclista.

Se puden alquilar bicicletas en muchas de las estaciones de tren del país.  Especialmente impresionante es el gigantesco parking de bicicletas frente a la Estación Central. En Amsterdam encontraremos también numerosas zonas de aparcamiento y talleres de reparación. En las casas de alquiler nos sorprenderemos con la enorme diversidad de bicicletas: tandems, bicicletas de montaña, bicicletas infantiles y asientos para niños de todo tipo y forma para acoplar en las bicicletas.

Las vías específicas para bicicletas están identificadas con una señal redonda de color azul en cuyo interior aparece la imagen de una bicicleta de color blanco. La mayoría de las señales para ciclistas son de fondo color azul con letras blancas, aunque también nos podemos encontrar con señales de fondo blanco con dibujos o letras rojas, lo que quiere decir que este carril es solo para bicicletas y no se permite el acceso a otros vehículos. Los carriles bici vienen identificados con un cartel donde se lee “Fietspad“.

También podemos transportar la bicicleta en el metro y en el tren ya que existen unos espacios en los vagones destinados a ello, aunque hay que pagar una tarifa especial y sobre todo, evitar las horas punta.

Si te decides a descubrir Amsterdam sobre dos ruedas puedes encontrar mucha información sobre rutas dentro y fuera de la ciudad en las oficinas de turismo (marcadas con las letras VVV), con mapas y recomendaciones de todo tipo.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .