Un paseo por Florencia

Florencia no es solo la capital de la Toscana, sino también la del arte del Renacimiento. Su belleza casi vuelve loco al mismísimo Stendhal y hoy aun sigue deslumbrando a todos sus visitantes, que a menudo abarrotan las calles. Por contra, una de las grandes ventajas de Florencia para el viajero es que todo queda cerca y podemos recorrer la ciudad a pie sin esfuerzo.

Aunque es imposible disfrutar de todos los encantos de Florencia en un solo día, sí da para un paseo completo que empezaría por ejemplo en el Palazzo Vecchio, o de la Signoria, fue el centro de poder de los Médici. El primero de una serie de hermosos palacios que podremos admirar.

Entre los museos que debemos visitar sin excusa están la Galería de la Academia, fundada en 1563, que fue la primera escuela de arte de Europa. Aloja diversas obras de Miguel Ángel, la más famosa de las cuales es el David, de 4,1 metros de altura. Pero sobre todo la Galería de los Ufizzi, ubicada a la orilla del río Arno, cerca del Ponte Vecchio. Es célebre por las pinturas que alberga: la Venus de Tiziano, La primavera de Botticelli o La Sagrada Familia de Miguel Ángel, entre otras.

El Duomo, la Catedral de Florencia, revolucionó la arquitectura medieval cuando se terminó en 1436 gracias a la cúpula diseñada por Brunelleschi, y el campanario o Campanile, construido en 1356 según el proyecto de Giotto. En la misma plaza se encuentra el Baptisterio, ejemplo del románico toscano cuyas tres puertas de bronce están decoradas magistralmente por Lorenzo Ghiberti.

Una de las visitas más famosas de Florencia es la del Ponte Vecchio, que conecta las dos orillas del Arno desde la Edad Media, lleno de turistas que entran y salen de sus tiendas de joyería y orfebrería.

Frente a la iglesia de Santa Croce, que contiene las tumbas de personajes como Dante, Galileo Galilei, Miguel Ángel y Maquiavelo, se despliega a diario un curioso mercadillo especializado en objetos de segunda mano. En el Barrio de Otrarno los Médici hicieron construir el palacio Pitti, sede de varios museos (Galería Palatina y Galería de Arte Moderno) así como los jardines Boboli.

Y ya que estamos en la Toscana, aprovechemos para reponernos del paseo comiendo bien y disfrutando de una buena copa de Chianti o de Montalcino. El complemento perfecto para poner el broche de oro a un día en Florencia.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .