Entre las mil islas griegas (4): Samos

Continúa nuestro periplo por las islas griegas. Hoy cruzamos el Egeo hasta la costa nororiental, muy cerca de Turquía. Aquí, a 25 kilómetros de la costa de Asia Menor, la isla de Samos se distingue por la incomparable belleza de su entorno natural. Se trata de una isla más bien grande, teniendo en cuenta el tamaño de las islas griegas. Su capital es Samos y los principales puertos son Vaci, Pitagorio y Carlovasi.

Grandes cadenas montañosas en el interior, pequeñas llanuras fértiles salpicadas de aldeas y vestigios arqueológicos, además de hermosos parajes costeros, hacen de Samos un destino casi idílico. También debemos saber que en este lugar nació Pitágoras, el padre de las matemáticas.

Para llegar a Samos podemos usar el ferry (hay una comunicación diaria con El Pireo), que también nos sirve para alcanzar las vecinas islas de Kavala, Icaría, Paros, Siros y Fournos, e incluso la costa turca. También podemos volar a Samos desde Atenas y Kos.

La capital Samos cuenta con uno de los museos arqueológicos más completos y originales del país, lo cual, hablando de Grecia, son palabras mayores. Contiene los hallazgos de las excavaciones que el Instituto alemán de Arqueología realizó en los emplazamientos arqueológicos de la isla. Otro gran atractivo cultural de la isla son los monasterios aque podemos visitar cerca de la ciudad: el de Soodoju Piguis y Ayia Zoni.

En el pueblo de Pithagorion destaca su impresionante muralla reforzada por 35 torres que rodea el muelle oriental del puerto. A pocos kilómetros hacia el sur está el pueblo de Hereo, el santuario más importante de la isla en la antigüedad, consagrado a la diosa Hera. Actualmente conserva una sola columna, junto a otras edificaciones romanas y paleo cristianas. El pueblo pesquero más bonito de la isla es Kokari, plagado de iglesias y capillas y gran centro de ocio por la noche. Siguiendo la línea de costa hacia el oeste llegaremos a Carlovasi, el pueblo más tradicional y auténtico de toda la isla, rodeado de importantísimos monasterios.

Pero a Samos también se viene a disfrutar del mar y a pasarlo bien. Los pequeños restaurantes de la isla ofrecen lo mejor de la gastronomía griega y turca. El pueblo de Samos está repleto de tabernas tradicionales estupendas y de lugares donde tomar una copa, aunque la zona más animada es la de Kokari, donde se vive la noche más divertida de Samos.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .