Ice Hotel: Un hotel de hielo en la Laponia sueca

Ahora que el calor aprieta con fuerza, no viene nada mal traer aquí una imagen tan refrescante como la de un hotel de hielo. Se llama Ice Hotel y está situado en la Laponia sueca, 200 Km. al norte del Círculo Polar Ártico, en una pequeña aldea llamada Jukkasjärvi, donde viven los Saami.

Un hotel de hielo tiene un gran inconveniente: cada año se derrite en primavera y desaparece. La parte buena es que cada año puede volver a construirse con nuevas ideas y diseños. Los dueños del Ice Hotel consiguen su material de construcción en las heladas y cristalinas aguas el río Torne y confían a diferentes diseñadores la construcción del hotel.

La idea atrae a muchos turistas que de otra manera jamás llegarían a estas latitudes en pleno invierno. La gente suele viajar al norte de Suecia durante el verano para practicar deportes de aventura, pero este turismo no basta para que los habitantes de Jukkasjärvi vivan todo el año, así que la idea de construir este peculiar establecimiento hotelero en la década de los 80 (al principio, un pequeño iglú habitable) fue un gran acierto. Ahora se cuentan por miles los turistas que vienen a vivir la experiencia de dormir en un hotel de hielo.

Dentro del hotel encontramos todas las comodidades de los hoteles convencionales además de una iglesia donde se realizan matrimonios (una moda en el país) y un sorprendente Absolut IceBar, una sucursal del Ice Bar que se encuentra también en Estocolmo, MilánLondres, Tokyo y Copenhague. En el bar todo es de hielo, hasta los vasos donde los clientes beben (preferentemente vodka Absolut). Eso sí, en el billete de entrada va incluido un abrigo. Un detalle necesario.

Las habitaciones cuentan con camas de hielo, aunque recubiertas por material aislante y bien pertrechadas de mantas de piel de reno. En ellas, así como en los pasillos y los salones, reina una luz azulada y gélida.

Pero alojarse en un hotel de hielo no significa estar aburrido en un lugar frío e inhóspito. Además de los cursos de escultura, el hotel propone a sus huéspedes actividades en la naturaleza salvaje de la Laponia sueca, independientemente de la estación. Puedes escalar montañas, hacer trekking, navegar en canoa por el río Torne, avistar alces y renos, y vivir la aventura más emocionante de esta latitud: las carreras de trineos tirados por perros.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .