Costa Esmeralda, glamour estival a la italiana

Al nordeste de la isla de Cerdeña se encuentra la mayor concentración de hoteles de cinco estrellas, balnearios de lujo, villas suntuosas, puertos deportivos, exclusivos campos de golf y restaurantes caros de toda Italia. Todo con el telón de fondo de un entorno natural de extraordinaria belleza. Es la Costa Esmeralda, la favorita de la jet set italiana.

La capital de Costa Esmeralda es Porto Cervo, una construcción relativamente moderna que recrea el aspecto de un idílico pueblo sardo de pescadores, aunque equipado con todos los servicios y comodidades. No es de extrañar pues que las grandes fortunas del país (empezando por la del mismísimo Silvio Berlusconi) y del extranjero tengan sus yates amarrados aquí.

Adentrarse en las pulcras calles de Porto Cervo es realmente agradable y el paseo por el puerto se convierte en un verdadero espectáculo en sí mismo, admirando la colección de impresionantes barcos de recreo. Dominando el puerto deportivo se alza la iglesia de Stella Maris, un edificio de diseño moderno construido por el arquitecto romano Michael Busiri Vici, autor también del centro comercial con aspecto de gruta.

Pero tanta exhibición de dinero y lujo no debe hacernos olvidar que lo más bonito de la Costa Esmeralda son sus playas de aguas cristalinas y sus encantadores paisajes costeros, con pequeños puertos y calas escondidas. Ideales para recorrer y disfrutar con calma.

La población más impotrante de esta parte de la isla es Olbia, donde se encuentra también el aeropuerto más cercano, ¡aunque los millonarios prefieren utilizar el helipuerto privado de Potro Cervo!

Porto Rotondo, igual que Porto Cervo, también fue construido en la década de los 60. Gente del espectáculo, grandes empresarios, magnates del petróleo y políticos componen la nómina de visitantes asiduos a sus hoteles, fiestas de verano, discotecas y restaurantes. En cambio si lo que buscamos es un lugar más modesto y tradicional, debemos acercarnos a Santa Teresa di Gallura y el fantástico paisaje de Capo di Testa.

Pero hay otros puntos de interés en la Costa Esmeralda. Hay que mirar un poco hacia el interior, donde encontramos los misteriosos Nuraghi, construcciones de piedra  de la Edad del Bronce, casi siempre en forma de torre. Ellos son la otra cara de la isla, un contraste bastante acusado con la frivolidad y el derroche de lujo de Porto Cervo.

Los que tienen barco propio se acercan a navegar por el deslumbrante archipiélago de La Maddalena. Pero este es un lujo al alcance de todo el mundo, ya que se puede recorrer esta gran reserva natural protegida contratando una de las excursiones en barco que zarpan  desde el  puerto de Olbia y duran un día entero. Al ser un espacio protegido, es la única manera de acceder a sus paradisíacos rincones, tal vez los más hermosos del Mediterráneo. Un lujo que no tiene precio.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , , .