Viajar al lago Titicaca

El lago Titicaca es el segundo más grande de América del Sur, ubicado en la región del altiplano que comparten Bolivia y Perú, a nada menos que 3.800 metros de altitud. El lago toma su nombre de la isla Intiqarka, que en idioma aymará significa algo parecido a “la roca del sol”. En efecto, la isla mayor del lago, con una superficie de más de 14 km², se llama así: Isla del Sol.

Para llegar haste el lago desde Perú hay que tomar la carretera 3S desde Cuzco, que conduce directamente a Puno, la población más importante de cuantas se encuentran a orillas del lago. Si por el contrario viajamos desde el lado boliviano podremos acceder fácilmente desde La Paz hasta la orilla oriental y llegar hasta la localidad de Copacabana, un enclave ocupado desde la época precolombina donde los españoles construyeron el Santuario de la Virgen de Candelaria.

Los Uros, una etnia emparentada con los Quechua, son los habitantes de las riberas del lago, dedicados por entero hoy al turismo, aunque son descendientes de los poderosos Incas que construyeron sobre la Isla del Sol las Escalinatas de Yumani, que conducen a unas fuentes termales, el Palacio de Pilkokaina, cuyas ruinas se pueden visitar, y una curiosa construcción laberíntica de uso incierto llamada Chinkana. Una visita al Museo Arqueológico de Challapampa, en la misma isla, nos ilustra más sobre todos estos vestigios y su significado.

En todas las orillas del lago y en la Isla de la Luna, pegada a la Isla del Sol, los uros se afanan en pescar las grandes y sabrosas truchas de estas aguas, recorriendo el lago de punta a punta sobre sus canoas de totora (llamadas también “caballitos de totora”), un diseño que tiene más de 3.000 años. Los turistas se montan en estas canoas para llegar a las islas centrales del lago, una de las estampas clásicas del Titicaca. En Huatajata, en la ribera boliviana, se encuentra el “Museo de la Totora” donde se explica su origen y su elaborado modo de fabricación.

Además de las truchas, otras especies de peces viven en las aguas del lago, al igual que numerosas bandadas de patos. También grupos de llamas y alpacas andinas se acercan a él para calmar su sed.

Para disfrutar de todo lo que ofrece el lago Titicaca podemos alojarnos en alguno de los numerosos hoteles que jalonan sus orillas, dejándonos envolver por la magia de uno de los lugares más emblemáticos de Sudamérica

Viajando por América las palabras clave son , , , , , , , , , .