Sol de Medianoche en el Cabo Norte

El Sol de Medianoche iluminando sin interrupción todos los rincones de esta helada tierra desde mayo a finales de julio. Es el espectáculo que ahora se vive en el Cabo Norte, en los confines septentrionales de Europa. El sol se convierte en un enorme globo rojizo que reina sobre el paisaje, un espectáculo inenarrable.

El Cabo Norte, en Noruega, es un acantilado de cerca de 300 metros que cae bruscamente sobre el mar. Un poderoso icono del fin del mundo. Tierra indómita de abrumadora y salvaje belleza. Sin embargo, poco espírit de frontera queda ya aquí y la explotación turística es intensa y visible: el acantilado está rodeado por un parking de pago mientras que el precio para acceder al acantilado y su mirador es de 21,70 €.

El complejo turístico posee también un gigantesco centro comercial donde se encuentra de todo aunque a precios carísimos. Se venden también todo tipo de souvenirs y hay una cafetería con una pared de cristal para contemplar el Sol de Medianoche en todo su esplendor y con la calefacción puesta.

A pesar de la masificación, contemplar el espectáculo en el exterior nos ofrece una sensación más viva, aunque por motivos de seguridad está estrictamente prohibido abandonar la zona acotada. Sin vallas ni barandillas y con los espesos bancos de niebla que a menudo rodean este lugar, algunas veces ha habido que lamentar un accidente.

Para llegar a Cabo Norte en coche podemos tomar la E6 desde Oslo a Kirkenes. En Russenes, cambia la E6 por la E69 en dirección a Kafjord. Un caro túnel de peaje (15,50 € para el coche y 5 € por pasajero) une actualmente Honningsvag con Cabo Norte. Si optamo spor el autobús, hay dos salidas diarias desde el centro de Honningsvag, en el muelle principal.

Desde la ciudad finlandesa de Rovaniemi también podremos llegar al Cabo Norte. Cada día sale un autobús por la mañana que llega a su destino sobre las 11 de la noche. El precio del billete es de 180 € ida y vuelta.

Una última opción es visitar el Cabo Norte a bordo de uno de los numerosos cruceros que recorren los fiordos noruegos. Muchas veces estos barcos van más allá y alcanzan los confines del Polo Norte, llegando incluso a las remotas y llenas de misterio islas Svalbard. Una experiencia nada recomendable para frioleros.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , .