El Transcantábrico

Un crucero de lujo sobre raíles. Esa sea tal vez la mejor manera de describir el Transcantábrico, un tren que conserva el espíritu de aquellos míticos viajes del Orient Express de la Belle Époque, solo que en lugar de recorrer la Europa Oriental, nos llevará por los lugares más bellos de la cornisa cantábrica española.

Durante ocho días y siete noches este fabuloso viaje en tren nos permite descubrir toda la belleza de la España Verde, sus paisajes, monumentos y el deleite de una gastronomía sin igual, con todo el lujo y confort de un hotel de cinco estrellas en forma de tren.

De León a Santiago de Compostela, o haciendo el trayecto inverso, el Transcantábrico atraviesa fantasticos paisajes llenode historia, naturaleza, arte y tradición. El tramo “interior”, que discurre entre León y Bilbao, tiene paradas interesantes como Guardo, Mataporquera o Balmaeda.

Sin embargo, el que da fama al Transcantábrico es el trayecto que media entre el País Vasco y Galicia, siempre paralelo al mar y a las cumbres nevadas de la cordillera cantábrica. Bilbao y ssu casco viejo, la ría, el Guggenheim, los pintxos… De ahí hacia Santander, con la fantástica playa de El Sardinero y el Palacio de la Magdalena. Rumbo a Asturias, paradas en Santillana del Mar, Ribadesella y paradas de lujo en la eñorial Oviedo, capital del Principado, y la marinera e industriosa Gijón. Después vienen la sparadas de Luarca, Ribadeo, Ferrol y, como punto final, la siempre impresionante y cautivadora ciudad de Santiago de Compostela.

Conocer todos estos lugares es ya un lujo en sí mismo, pero si además tenemos la suerte de hacerlo a bordo de un tren como el Transcantábrico, las sensaciones se multiplican. En este majestuoso tren viajaremos alojados en cómodos y amplios compartimentos, con un servicio digno de los mejores hoteles. Todas estas habitaciones están equipadas con maletero, minibar, caja fuerte, armario ropero, escritorio y teléfono con línea exterior. También disponen de baño privado con hidrosauna, turbomasaje y baño de vapor, además de secador de pelo.

Además, contamos con la posibilidad de disfrutar de sus magníficos coches-salón, verdaderas joyas ferroviarias que despiertan admiración por su diseño externo, su acabado y decoración interior.

Bares, restaurantes, discotecas, biblioteca, salón de juegos, sala de TV… Todo dentro de un tren. La gastronomía a bordo, acorde con las tierras por las que transcurre el viaje, cuenta con los mejores platos gallegos, asturianos, cántabros y vascos, con toda su excelencia y variedad.

Viajando por España las palabras clave son , , , , , , , .