La elegante Potsdam: jardines y palacios

Potsdam es la ciudad de Alemania que mejor refleja el esplendor y gloria del viejo reino de Prusia, además de una tradición de siglos como ciudad de las ciencias y de las artes. Se trata de uno de los grandes destinos alemanes para el turismo cultural.

A lo largo de casi cuatro siglos, los mejores artistas de su tiempo crearon un fascinante conjunto de instalaciones palaciegas y jardines en la ciudad residencial de Potsdam, situada a unos 15 kilómetros al suroeste de Berlin.

Diseñados y construidos por encargo de los soberanos de Brandemburgo y Prusia, los palacios y los jardines de la época de Federico el Grande fueron comunicados y ornamentados por el diseñador de jardines Peter Joseph Lenné en el siglo XIX. El resultado: un mar de jardines que se extiende desde Sanssouci hasta la isla Pfaueninsel, ya en las estribaciones de la capital alemana.

El magnífico Palacio de Sanssouci, construido entre 1745 y 1747  constituye la parte más antigua del paisaje cultural de Potsdam. Los parques que le rodean se extienden sobre una superficie de 500 hectáreas y todo el conjunto consta de más de  un centenar de edificios levantados entre 1730 y 1916, conformando un patrimonio cultural de una riqueza extraordinaria. La Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad el Parque y el Palacio Sanssouci, el Parque y el Palacio Babelsberg, el Palacio de caza Glienicke, el Parque y el Palacio Sacrow, el Nuevo Jardín al norte de Potsdam con su palacio de mármol a orillas del Lago Sagrado y el Palacio Cecilienhof, la colonia rusa Alexandrowka y la Finca Real de Bornstedt.

El palacio de Cecilienhof fue el escenario elegido por las potencias vencedoras de la II Guerra Mundial para definir el futuro de Alemania y del mundo después del fin de la guerra (La Conferencia de Potsdam, 1945). Convertido hoy en hotel, se pueden visitar las estancias donde Churchill, Stalin y Truman rediseñaron el mapa de Europa y sentaron las bases para el mundo de la Guerra Fría.

La ciudad, a pesar de no contar con el glamour de sus palacios, tiene grandes puntos de interés: el Antiguo Mercado, la plaza central, la Iglesia de San Nicolás, el Lustgarten y el Antiguo Ayuntamiento continúan siendo un conjunto arquitectónico sublime. El Mercado Nuevo, erigido entre los siglos XVII y XVII, es uno de los edificios barrocos mejor conservados de Europa y probablemente el más bonito de la ciudad. En las antiguas cocheras se encuentra hoy la Casa de la Historia de Brandeburgo y Prusia, un monumento digno de visitar.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , , , , .