Las naciones celtas de Europa: Eire

La cultura celta dominó la Europa central y occidental hasta la llegada de los romanos, que los empujaron a la periferia del continente. Algunas de sus lenguas y tradiciones han logrado sobrevivir durante siglos. Hoy existen seis naciones célticas, cinco de ellas ubicadas en las islas Británicas y una en la Europa continental. Galicia y Asturias, pese a contar con un fuerte legado celta, no entran en la lista ya que incumplen el requisito de poseer una lengua de origen celta que se siga hablando en la actualidad. Nuestro viaje tras las huellas de los antiguos celtas empieza en Irlanda y continuará a lo largo de sucesivos artículos.

Irlanda. (Eire en irlandés). Tal vez el lugar donde mejor se conserva el espíritu celta, no solo en los símbolos del país (como el trébol o shamrock), sino también en su música, sus deportes (fútbol gaélico) y sus tradiciones paganas, que han seguido existiendo a pesar del arraigado catolicismo y de siglos de dominación inglesa.

De hecho, la resistencia a los invasores se articuló en torno a esta identidad, si bien no evitó que el irlandés como lengua cediera terreno al inglés. Hoy se enseña en los colegios y se intenta recuperar. Sigue hablándose bastante en el entorno rural y en la zona occidental, apenas en Dublin. Se estima que alrededor de medio millón de personas en Irlanda (el 15% de la población) lo usa cotidianamente en alguno de sus tres dialectos, a los que habría que añadir unos 80.000 hablantes de Ulster, la Irlanda del Norte.

La esencia irlandesa se encuentra mejor conservada que en otro lugar de la isla en la región occidental, en los llamados Gaeltachtaí, los “pueblos de habla gaélica”, donde todas las señales de circulación están escritas exclusivamente en irlandés. Fundamentalmente la bahía de Galway, la isla de Aran y los condados de Donegal y Kerry.

Otra manera de descubrir Eire es a través de sus leyendas milenarias, que nos han llegado con mayor o menor fidelidad: el ciclo de Ulster o el ciclo de Fenian, llenos de dioses, héroes y seres fantásticos cuya influencia ha impregnado toda la tradición literaria irlandesa posterior y han dado lugar a personajes como el Leperchaun, el pequeño duende que vive en los bosques irlandeses guardando su caldero lleno de oro.

Y sin olvidarnos de las fiestas y arraigadas tradiciones como la de colocar delante de las casas las cruces de Santa Brígida (Brid) para evitar incendios. Otras celebraciones pre-cristianas conservan sus nombres paganos en irlandés y son al mismo tiempo el nombre de algunos de los meses del año: Bealtaine (mayo), Lúnasa (agosto) y Samhain (noviembre).

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , , , .