Visitar Bratislava desde Viena

Si estás de viaje en Viena, una excursión muy recomendable es la de visitar la ciudad de Bratislava, capital de Eslovaquia, que nos permitirá realizar un agradable paseo en barco por el Danubio, conocer un país diferente y disfrutar de los encantos del casco viejo de esta ciudad medieval.

En algo más de una hora nos plantaremos desde los muelles urbanos vieneses hasta el mismo centro de Bratislava, un trayecto que cuesta menos de 20 € por persona que nos llevará por el Danubio a través de bellos paisajes. Una vez en la ciudad, podremos explorar una de las capitales más desconocidas de Europa Central. También podemos uar el tren , una opción mucho más barata pero menos entretenida.

Se trata de una ciudad de tamaño pequeño, muy agradable para pasear, por la que están diseminadas decenas de simpáticas estatuas, algo que nos recordará vagamente a Oviedo. Aparte de esta curiosidad, en Bratislava las visitas más importantes son las de la Catedral y el Castillo (Burg Bratislava), uno de los símbolos del país, que se levanta en un emplazamiento estratégico sobre el río y alberga el Museo Nacional de Eslovaquia.

Otros edificios destacados son la Iglesia de Santa Elisabeth, también conocida como la Iglesia Azul, un gran uno ejemplo de Art Nouveau Sagrado de Europa, el Antiguo Ayuntamiento y la Catedral de San Martín, tal vez no tan llamativa como la Iglesia de Santa Elisabeth, pero de gran importancia histórica ya que aquí fueron coronados 11 reyes de Hungría durante la época medieval.

La Puerta de San Miguel es el único recuerdo de las cuatro puertas que guardaban la entrada a la Bratislava medieval. Acoge la exposición de armas y restos medievales del Museo Municipal. En las afueras, a unos 15 km. del centro, se levanta un lugar espectacular: el Castillo de Devín, uno de los lugaresarqueológicos más importantes de Eslovaquia. Se puede llegar hasta aquí en el autobús número 29 que parte desde Novy Most.

Desde Viena, una excursión de un día bastará para conocer el centro histórico de Bratislava y disfrutar de una comida tradicional eslovaca, otro de los alicientes de la ciudad. Si disponemos de más tiempo, es una gran idea quedarnos un anoche en la ciudad y salir a disfrutar de una de las más animadas noches de esta parte del continente. Cabe recordar aquí que Eslovaquia forma parte de la zona euro, por lo que no s evitaremos la molestia de tener que cambiar moneda cuando visitemos Bratislava.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .