Gante, en el corazón de Flandes

Después de Brujas, la ciudad de Gante es la gran joya de la región belga de Flandes. Posee un esplendoroso pasado cuando, al calor del comercio de los siglos XVI y XVII, se convirtió en una de las grandes capitales financieras de Europa, la segunda ciudad del continente después de París.

Tres torres componen el símbolo más representativo de la ciudad: la del campanario de la Catedral de San Bavón, la Atalaya o Belfort y la torre de la iglesia de San Nicolás. El otro gran símbolo es el agua, presente en todos los rincones de la ciudad gracias a una red de canales que poco tiene que envidiar a la vecina Brujas. Y es que Gante se ubica en el punto de encuentro de dos ríos: el Lys y el Escalda.

El Graslei y el Korenlei son los dos principales muelles de la ciudad, rodeados de las típicas casas flamencas de fachadas estrechas y alargadas que se reflejan en el agua. El Gravensteen o Castillo de los Condes, construido en el S. XIII es una impresionante fortaleza en pleno centro de la ciudad, rodeada por un foso. Se puede visitar por dentro y subir al Belfort para contemplar una bella panorámica de la ciudad.

En los alrededores del Castillo se encuentra el barrio del Patershol, un agradable lugar para pasear y disfrutar con los escaparates de los comercios y pararnos a comer en alguno de los numerosos y variados restaurantes. El plato típico en Gante es el Waterzooi, una especie de sopa de verduras y pollo muy apatecible en los días de más frío.

Los museos más famosos aquí son el SMAK o Museo de Arte Contemporáneo, el Museo del Diseño y el Museo Etnológico: un conjunto de casitas típicas flamencas que encierran tesoros de la vida popular flamenca de principios del S. XX.

Gante es por otro lado una de las ciudades más vivas de Bélgica, ideal para los amantes de la diversión. Anualmente se celebran en julio las Fiestas de Gante, las mayores celebraciones callejeras de Europa, así como festivales de música clásica, cine y teatro. En estas celebraciones no falta la cerveza belga, sin duda la mejor del mundo y uno de los atractivos de la ciudad.

Por último, un consejo: no debes abandonar Gante sin probar sus deliciosos gofres, con toda justicia, los mejores del pais, y eso es algo que lso propios belgas de otros lugares reconocen.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .