Melilla, la ciudad de las cuatro culturas

La ciudad de Melilla es la cabeza de puente de Europa en el norte de África; o visto desde otra manera, una de las dos últimas muestras vivas de la España africana, enclavada en la costa mediterránea de Marruecos. Los viajeros que se atrevan a llegar hasta aquí descubrirán un destino lleno de exotismo, con un gran legado cultural y un extraordinario cosmopolitismo.

Melilla es llamada “la ciudad de las cuatro culturas”: cristiana, musulmana, hebrea e hindú. Todas conviven en armonía, sin demasiados problemas vecinales porque llevan siglos compartiendo las mismas calles y el mismo mar.

En un lugar así, es fácil pasar de un ambiente a otro completamente diferente simplemente doblando la esquina. También la gastronomía melillense se beneficia de esta mezcla y ofrece a los visitantes un festival de sabores, aromas y colores.

Uno de los edificios más característicos de Melilla es el Baluarte de la Concepción, parte de la fortaleza del siglo XVI que solía aparecer en las viejas monedas de 25 pesetas. Desde allí se obtienen unas fantásticas vistas de la ciudad. Lo cierto es que el carácter de plaza fuerte militar de los españoles en territorio hostil ha marcado la arquitectura de la ciudad. como atestiguan la Batería Real, el Torreón de las Cabras, la Puerta de Santiago o el Torreón de Bonete, entre otros. En Melilla se ubica por cierto uno de los tercios de la Legión.

Más cercana en el tiempo es la Casa de los Cristales, el más notable de los numerosos edificios modernistas de la Nueva Melilla. La construcción de la nueva ciudad está vinculada a un nombre: Enrique Nieto, arquitecto catalán que colaboró intensamente con Gaudí en los trabajos de la casa Milá y en la Pedrera. Creó una escuela de artesanos que trabajaban la forja, la vidriera, los estucos y otros oficios que dotaron a las construcciones melillenses de una identidad abiertamente europea. El resultado fue que un porcentaje muy importante de las construcciones que se hicieron durante 40 años eran modernistas. La Casa Palacio de los Cristales, con su llamativo color verde, es un imponente representante de este movimiento.

Una ciudad volcada al mar no podía dejar de tener una bonita playa urbana y un puerto que es la auténtica ventana de Melilla al mundo. Varios ferrys la conectan casi a diario con las ciudades andaluzas de Málaga y Almería. La ciudad cuenta también con un pequeño aeródromo en el que Air Nostrum opera vuelos hacia Madrid y Barcelona.

Viajando por España las palabras clave son , , , , , .