Salzburg, la ciudad de Mozart

Es prácticamente imposible viajar a Salzburgo (en alemán Salzburg) sin encontrar a nuestro paso innumerables referencias a Wolfgang Amadeus Mozart, el genio más grande de la historia de la música que nació y pasó en esta ciudad gran parte de su vida.

Situada a 300 kilómetros de Viena, Salzburgo es la segunda ciudad más grande de Austria y, a pesar de ello, un destino fácil de visitar, debido a su reducido tamaño y a que todos los puntos de interés se concentran en su coqueto y bien conservado casco antiguo.

El punto de partida para recorrer el Salzburgo de Mozart es precisamente su casa natal (Das Mozart Geburtshaus) , en la larga Getreidegasse que cruza, paralela al río Salzach, todo el barrio viejo. Aquí vino al mundo el 27 de enero de 1756.  La casa es hoy un museo que recoge objetos y testimonios relacionados con los primeros años de este genio precoz.

Una plaza con su nombre en pleno centro recuerda a todos los visitantes el orgullo que la ciudad siente a su hijo más ilustre, coronada por una estatua de bronce en su honor. No lejos de allí se levanta el Mozarteum, una institución fundada en 1931 para la enseñanza musical y a la vez sala de conciertos, sede de la orquesta municipal. El rastro de las huellas de Mozart por la ciudad podría contniuar en la Catedral, donde se interpretaron por primera vez numerosas composiciones sacras del artista o el Palacio de Hellbrunn, en las afueras de Salzburgo, la suntuosa residencia oficial de los arzobispos que durante siglos gobernaron esta ciudad, al servicio de los cuales estuvo la familia Mozart durante años, antes de los viajes que les llevarían por Italia, Alemania, Francia y Viena.

Pero aun hay más. En casi todas las tiendas y comercios de Salzburgo, por pequeños que estos sean, podremos encontrarnos con los famosos y deliciosos Mozartkugeln, unos bombones de chocolate con relleno de mazapán en cuyo envoltorio figura la imagen del músico inmortal. Si estás en Austria, debes probarlos. Los venden en múltiples formas y tamaños y mucha gente los compra para llevárselos de recuerdo y para regalar. El recuerdo de Mozart te perseguirá hasta en el momento de pagar ya que, si estás de viaje por tierras austriacas, lo más posible es que tengas en el bolsillo más de una moneda de euro con la efigie del genio.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .