La belleza de la Costa Dálmata

Aguas de color turquesa, playas vírgenes, frondosos bosques, ciudadelas medievales y una gastronomía exquisita. La costa dálmata, el balcón de Croacia sobre el mar Adriático, se encuentra todavía el Mediterráneo viejo, intacto y lleno de sabor.

Vamos por partes. Lo primero, saber cómo llegar hasta aquí. Desde nuestro país varias compañía vuelan directamente desde Barcelona hasta Dubrovnik, en el mismo corazón de Dalmacia, y Zagreb, la capital del país. Una vez allí, tanto si elegimos un lugar fijo desde el que explorar el litoral como si nos decantamos por un tour costero, disfrutaremos del descubrimiento de una región fantástica que solo ahora se empieza a conocer.

Las ciudades: Dubrovnik aparece como una joya amurallada de arrebatadora elegancia. Reconstruida después de la destrucción de la guerra de los Balcanes en los años 90, hoy brilla con luz propia. Aquí llegan cada día cruceros cargados de turistas que abarrotan sus calles empedradas; Split por su parte es un museo de historia al aire libre, llena de vestigios romanos entre lso que destacan el fastuoso palacio del emperador Diocleciano.

Las islas: un centenar de isla donde el tiempo parece haberse detenido jalonan toda la costa. Podemos llegar a ellas en ferry e incluso elegir la que más nos guste para pasar una estancia inolvidable. Si se trata de escoger, sin duda la reina sería la isla de Hvar, llena de campos de lavanda, o Korcula, donde nació Marco Polo, o tal vez Brac con su bella bahía y sus monumentos románicos.

Los sabores: siglos de dominación veneciana dejaron una profunda huella en la gastronomía dálmata. Pescados, mariscos, hierbas aromáticas y excelentes vinos son la propuesta de la mayoría de restaurantes de la región. Lo mejor sin duda es la posibilidad de disfrutar de tales manjares contemplando paisajes únicos. En verano, los pueblos de la costa se llenan de luz y música, como sucede en la ribera del Mediterráneo desde hace milenios.

Seguro que tras leer esto te han entrado ganas de viajar a Croacia y descubrir por ti mismo los secretos de la costa dálmata. Un viaje que no te defraudará.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , , , , , .