Viaje al Principado de Liechtenstein

Justo en la frontera entre Austria y Suiza se ubica uno de los estados más pequeños de Europa, con una extensión de apenas 160 kilómetros cuadrados. Se trata de Liechtenstein, rodeado de impresionantes montañas. Los deportes de invierno y su condición de paraíso fiscal hace que, a pesar de su reducida extensión, goce de cierta fama en el continente.

El Principado de Liechtenstein ocupa un amplio espacio en el Valle del Rhin justo antes de su desembocadura en el Lago Constanza. La capital del país es Vaduz, una ciudad sobria y tranquila, si bien el gran a tractivo para los turistas que llegan hasta aquí son sus alrededores y la posibilidad de recorrer sus verdes rutas de montaña.

El entorno, perfectamente conservado y salpicado de castillos y viejos caserones, invita a ello.

Vaduz, a unos 80 km. al este de Zürich, más que una ciudad es un pueblo de 5.000 habitantes, ni siquiera es la más poblada del país. A pesar de ello es un importante centro financiero, debido a sus liberales leyes fiscales. Obviamente se puede recorrer a pie. Destaca sobre el resto de edificios el Castillo de la ciudad, enclavado en lo alto de una colina y que ofrece al viajero una bella panorámica de la capital. Otras visitas interesantes en Vaduz son la Colección de Arte Estatal, el Museo del Correo, el Museo del Esquí y el Museo Nacional.

Junto al río, a escasos kilómetros de Vaduz, se encuentra la pequeña aldea de Schellenberg, habitada desde la Antigüedad y considerada una de las más bonitas del país.

Es en invierno cuando Liechtensetein atrae un mayor flujo de visitantes. La mayoría de ellos viajan hasta la famosa estación de esquí de Malbun-Steg. después de esquiar y disfrutar de la nieve, los turistas descienden al valle para disfrutar de una gastronomía de fuerte caracter alpino bien regada por vinos de producción local. Aunque puede resultar sorprendente, a tradición vitivinícola de este lugar se remonta a la época romana.

Liechtenstein es una buena excursión si estamos visitando el Tirol austriaco o el nordeste de Suiza. El idioma que se habla aquí es un dialecto del alemán y se aceptan indistintamente tanto francos suizos como euros.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .