Palacios florentinos

La cuna del Renacimiento se sitúa a orillas del río Arno, en Florencia, capital de la Toscana. Aquí, a lo largo de los siglos XV y XVI se vivió una de las épocas más interesantes de la historia del arte. Pintores, escultores, arquitectos, poetas y pensadores se dieron cita en este tiempo y este lugar. De aquí, el arte renacentista se extendió primero al resto de Italia y después por el resto de Europa.

En el plano arquitectónico, una de las construcciones civiles más emblemáticas de este periodo son los palacios, que las familias más ricas y poderosas se mandaban construir en las ciudades a modo de pequeñas fortalezas y símbolo de su posición.

 Los palacios renacentistas florentinos sirvieron de inspiración para muchos otros, pero solo aquí encontramos los auténticos y más visitados.

El Palazzo Rucellai marca las pautas del resto de los palacios florentinos: fachada almohadillada, emulando una fortificación, y tres pisos de altura. La sensación que buscaban transmitir es precisamente la que percibimos hoy cuando como turistas observamos estos edificios: robustez, poder, autoridad… Si continuamos el paseo por las viejas calles de Florencia descubriremos muchos más de estos palacios: el Palazzo Antinori, propiedad de una rica familia vinícola, el Palazzo Strozzi, el más grande de todos, el Palazzo Medici-Riccardi, una sobria e impresionante mole cúbica que refleja el poder de la familia más importante de la ciudad, y el Palazzo de Bianca Capello, ya en el periodo final, con su original decoración esgrafiada.

Tenemos que detenernos en el soberbio Palazzo Pitti, que reina en el barrio de Oltrarno, en el otro lado del río tras cruzar el Ponte Vecchio. Si hemos de elegir uno entre todos, éste es el que debemos visitar. Es el más grande y más pomposo de la ciudad. Situados frente a él nos damos cuenta de sus grandes dimensiones y su innegable elegancia. El interior alberga importantes museos, como la Galería Palatina con todas las obras pictóricas de la colección privada de los Medici, el museo de la plata, el de la porcelana, la galería de trajes y museo de carruajes o la galería de arte moderno.

Hoy el Palacio Pitti está gestionado directamente por el estado italiano a través del Polo Museale Fiorentino, que también se ocupa de otros espacios de la ciudad como la Galería de los Uffizi. Cada año recibe nada menos que cinco millones de visitantes.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .