Bali, la isla de los dioses

La isla de Bali, en Indonesia, es también conocida es como “La Isla de los Dioses”, porque además de playas paradisíacas, gente hospitalaria y una naturaleza exuberante, este lugar alberga muchísimos templos impresionantes tanto hindúes como budistas, erigidos en parajes increíbles. Hoy repasamos algunos de los más espectaculares e interesantes.

Algunos de los templos más visitados son:

  • Ulu Danau, sobre las aguas del lago Bratan, en el norte. Para muchos, el más bello de toda Indonesia. Se construyó en el siglo XVI en honor a la diosa del agua y la fertilidad. En realidad lo que hoy vemos es una magnífica reconstrucción del original, destruido tras una erupción volcánica.
  • Pura Kehen, también en el norte de la isla, cerca de la ciudad de Bangli. Una monumental escalera de roca volcánica nos lleva a la entrada de este lugar sagrado, guardado por una enorme cabeza de dragón esculpida en piedra.
  • Besakih, donde según la tradición, viven los dioses cuando descienden a la tierra. Rodeado por un bello paisaje de terrazas de arroz, alberga una cincuentena de ritos religiosos a lo largo del año.
  • Tegeh Koripan es el más antiguo de Bali. Se ubica a los pies del monte Gunung Batur.

  • Pura Bukit Dharma Durga junto a la pequeña aldea de Kuthri. Posee unas peculiares esculturas de elefantes guardianes.
  • Pura Uluwatu, que se levanta sobre un desfiladero en la zona sur de Bali. Un emplazamiento espectacular para un edificio no menos fantástico.
  • Pura Luhar Batakau , un gran complejo sagrado rodeado de un inmenso jardín en cuyo centro se levanta una gran pagoda de siete pisos.
  • Pura Goa Lawah, llamado también el templo de la cueva de los murciélagos, en el sureste.
  • Pura Taman Ayun, además de un templo un bello y exuberante jardín. es un templo jardín magnífico. Una gran valla, a modo de fortaleza, y un foso lo separan y protegen del exterior. A pesar de ello, los turistas son bien recibidos.

Puede parecer una obviedad recordarlo, pero los templos de Bali, hospitalarios y siempre llenos de visitantes, no dejan de ser lugares sagrados de oración y veneración, por lo que se debe guardar el respeto debido, vestir de forma adecuada y no levantar la voz ni molestar a los fieles.

Viajando por Asia las palabras clave son , , .