La Valletta, el corazón de Malta

Malta y Gozo: dos pequeñas islas al sur de Sicilia, uno de los estados más pequeños de Europa y sin embargo grandísimo en cultura e historia, La Valletta es la orgullosa capital de este país desde que, tras resistir al asedio turco de 1565, esta localidad se convirtiera en la ciudad de los Caballeros de la Orden de San Juan.

Lo que encontramos hoy en La Valletta es un pequeño casco urbano perfectamente conservado y rodeado de una homogénea muralla del siglo XVI. Muy cerca de África, en verano el calor puede resultar agobiante, pero ya los constructores trazaron las calles de modo que la brisa marina se colara desde el puerto a través de los estrechos callejones de la ciudad.

En estas calles se levantan varias catedrales y palacios, como el Auberge de Castille, antigua sede de las divisiones española y portuguesa de la Orden de San Juan. También hay bonitos jardines como el de Upper Barakka, desde donde se disfrutan unas magníficas vistas del puerto y de las tres ciudadelas fortificadas de Cottonera.

Hay dos grandes museos en La Valletta: el de San Juan, que alberga una vasta colección de tapices flamencos y obras de Caravaggio, y el del Palacio del Gran Maestre, sede al mismo tiempo del Gobierno y el Parlamento. En el otro extremo de la ciudad, en la Fortaleza de San Telmo, hay representaciones de batallas históricas explicadas por guías vestidos de caballeros medievales.

Las calles de La Valletta invitan a pasear, ir de compras por la animada Merchant Street donde todas las mañanas se monta un mercado callejero, admirar las fachadas de las viejas casas y edificios barrocos, deleitarse con los pequeños comercios al más puro estilo inglés (estas islas fueron una colonia británica durante muchos años) o dejarse deslumbrar por una inesperada y viva multiculturalidad. Cuando cae la noche, sentarse en la terraza de alguno de los restaurantes del puerto para saborear las delicias de la gastronomía local mientras observamos el balanceo de las góndolas maltesas, barcas de pescadores que nos recuerdan a las embarcaciones que recorren los canales venecianos.

Podemos llegar a Malta desde los principales aeropuertos europeos o bien tomando alguno de los ferrys que en verano zarpan desde Catania en Sicilia. El trayecto dura tres horas. Por otra parte, muchos cruceros por el Mediterráneo hacen escala en La Valletta ofreciendo la posibilidad de descubrir el casco antiguo contratando una excursión o bien por cuenta propia.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .