La Semana Santa de Sevilla

Muy cerca ya de la Semana Santa no podemos pasar por alto los lugares que se convierten en poderosos focos de atracción para los turistas que llegan en busca del espectáculo y la devoción que se despliega en algunas ciudades de España. Una de ellas, tal vez la más famosa, es la de Sevilla.

Creyentes o no, la Semana Santa sevillana es un formidable y multitudiario espectáculo que consigue emocionar a todos los que se acercan a ella. Toda la ciudad se vuelca en este acontecimiento como si el resto del mundo no existiera, llegando al paroxismo en algunas de sus celebraciones. Un fenómeno que sin duda trasciende la esfera de lo religioso.

Desde el viernes de Pasión hasta el domingo de Resurrección, este año desde el 15 al 24 de abril, las diferentes cofradías que representan diferentes barrios, agrupaciones gremiales y hermandades, llenan las calles del centro de la ciudad con vistosas procesiones. El esfuerzo de los costaleros cargando pesadas imágenes, la solemnidad de los pasos, los nazarenos encapuchados, el silencio roto por una desgarradora saeta… Son imágenes imposibles de describir con palabras que sobrecogen a todos los que se acercan a vivir desde dentro las procesiones sevillanas.

Se podría decir que éste es el momento más importante de la ciudad. Los sevillanos dedican casi todo el año a preparar esta fiesta cuya fama rebasa las fronteras de nuestro país: los miembros de las hermandades ensayan los cantos, los costaleros se entrenan para la dura tarea de soportar el peso de los pasos durante el recorrido y los nazarenos ponen a punto sus capirotes y túnicas.

Los grandes momentos de la Semana Santa en la capital andaluza son el Domingo de Ramos, que inaugura oficialmente las procesiones y en la que sale la hermandad de “La Borriquita” con un gran cortejo infantil, el Jueves Santo, la Madrugá, que tiene lugar en la víspera del viernes en un ambiente nocturno muy especial y de excepcional devoción, y el Viernes Santo, donde se celebra la Pasión de Cristo.

Si cualquier época del año es buena para visitar Sevilla, la Semana Santa no hace sino aumentar el interés turístico ya de por sí enorme de la ciudad. Además, estas fechas suelen coincidir con la llegada de la primavera por lo que las calles de la ciudad hispalense se llenan de luz y de la ragancia de los naranjos que florecen en todos los jardines.

Viajando por España las palabras clave son , , , , , .