Cannes, cine y glamour

Cada mes de mayo la ciudad de Cannes en la Costa Azul francesa se convierte en la capital mundial del cine, cuando tiene lugar aquí la prestigiosa muestra cinematográfica que se celebra ininterrumpidamente desde 1946. El resto del año la ciudad sigue conservando su glamour con ilustres visitantes, sus elegantes paseos y sus lujosos hoteles.

Cuando empieza la primavera, el paseo marítimo de Cannes, La Croisette, se llena de paseantes, casetas de baño con cierto aire belle époque, vendedores de helado e incluso limpiabotas.

Un magnífico boulevard donde la brisa marina mece dulcemente a las palmeras. A lo largo de él, algunas zonas ajardinadas separan la playa y el paseo del resto de la ciudad, bonitos espacios floridos repletos de azaleas y camelias. Y en el recorrido, las fachadas de los mejores hoteles de la ciudad, mirando al Mediterráneo, como el mítico Carlton, el favorito de las estrellas, o el Todo esto confiere a La Croisette una categoría superior a la de simple paseo marítimo.

Al final del paseo se encuentra el Port Vieux, a los pies de la ciudad vieja, llamada Suquet por los locales. Preside todo el conjunto el imponente campanario de la iglesia de Notre-Dame de l´Esperance y las ruinas del viejo castillo. Aquí se encuentran los mejores restaurantes y los pubs y bares musicales más frecuentados.

En el otro extremo del puerto se erige el edificio más célebre de Cannes: el Palais des Festivals et des Congrès, donde se entregan las palmas de oro del festival de cine. Detrás de él, las calles comerciales más importantes, con las marcas más caras de moda y joyería.

En efecto, Cannes es un destino elitista y los precios de sus hoteles, tiendas y restaurantes son caros. Desde finales del siglo XIX veranean aquí aristócratas y millonarios de todo el mundo, aparcando frente a villas y hoteles sus vehículos lujosos y anclando sus yates en el puerto deportivo de La Croisette. Pero también llegan cada año numerosos mitómanos y cinéfilos a seguir los nombres de actrices, actores y directores de cine que, emulando el Paseo de la Estrellas de Hollywood, están inscritos sobre las baldosas del paseo.

La periferia de Cannes también esconde algunas joyas como Villa Alexandra, la antigua y pomposa residencia de verano de Eugene Tripet, consul francés en Moscú a mitad del siglo XIX, el grandioso hotel La Californie, de estilo neoclásico, o los palacios de Kazbeck y Wenden, retiros invernales de la nobleza rusa.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , .