El Parque Kruger, de safari en Sudáfrica

El Parque Kruger es la primera reserva de vida natural salvaje que se creó en el mundo, nada menos que en 1898. Tiene una extensión de dos millones de hectáreas de superficie y es una de las principales atracciones turísticas de Sudáfrica.

Las riadas de visitantes, casi un millón de personas cada año, le han restado un poco de su encanto original, pero sigue siendo un lugar extraordinario de enorme riqueza natural. A pesar de ello, resulta un poco desconcertante encontrar hoteles de cinco estrellas y spas de lujo junto a los hábitats naturales de los leones de la sabana, las jirafas, los elefantes africanos y las hienas.

Los turistas actuales, emulando a los viejos exploradores, llegan aquí en busca de los big five, los cinco mayores animales de África.

Para visitar el Parque Kruger lo mejor es un tour organizado. Es una opción cara pero muy cómoda y completa. Suelen incluir el alojamiento, el transporte desde el lugar en el que se contrata, la comida y varias excursiones para encontrarnos cara a cara con la espectacular fauna africana, que se puede observar muy de cerca gracias a los safaris fotográficos.

Si nos atrevemos a viajar por nuestra cuenta lo mejor es alquilar un vehículo (algo realmente barato en Sudáfrica en comparación con las tarifas de Europa) en alguno de los aeropuertos que rodean la amplia extensión del parque: el Kruger Mpumalanga International Airport, y los de Hoedspruit y Phalaborwa. Es recomendable conducir un buen todoterreno para acceder a las mejores zonas del parque. Los caminos que llevan al parque están asfaltados y en buen estado, y hay suficientes gasolineras para el abastecimiento.

Alojarse en un lodge en mitad del Kruger Park es una experiencia única y ofrece, además de todo tipo de comodidades, la oportunidad de amanecer con las impresionantes vistas de la sabana o disfrutar de la misteriosas y fascinante noche africana en safaris nocturnos organizados. Estos lodges son como grandes villas en mitad de la sabana en rodeados de la naturaleza más salvaje aunque con toda la seguridad y el confort que una ubicación tan especial requiere. Obviamente los precios no son baratos pero ¿se puede poner precio a la posibilidad de vivir una experiencia de estas características?

El invierno es la mejor época para visitar el Parque Kruger, es cuando se puede ver la mayor concentración de animales. Hay que llevar ropa de invierno para el frío de la noche.

Viajando por África las palabras clave son , , , , , .