La isla-prisión de Alcatraz

La isla de Alcatraz, también conocida como La Roca (The Rock), es una pequeña isla ubicada en el centro de la bahía de San Francisco en California. Su nombre se ha convertido en un mito tanto dentro como fuera de los Estados Unidos, por los nombres de presos famosos que han pasado por ella, por sus sonados intentos de fuga y por el reflejo de todo ello en el cine.

Las algo más de siete hectáreas de extensión de la isla albergan un faro, una fortificación y la vieja prisión que hoy funciona como museo y a la que se puede llegar desde el puerto de San Francisco con un ferry especial.

La isla se convirtió en una prisión de la Agencia Federal de Prisiones en agosto de 1934. Durante los 29 años que estuvo en uso, por la cárcel pasaron célebres criminales como Al Capone, Robert F. Stroud (también conocido como el “Hombre Pájaro de Alcatraz”), José Sierra, James Whitey Bulger y el preso que pasó más tiempo que ningún otro en este lugar: Alvin Karpis. También se le proporcionó vivienda al personal de la prisión y a sus familias.

A pesar de la cercanía a la costa de San Francisco, las fuertes corrientes de la bahía hicieron que Alcatraz se ganara la fama de prisión inexpugnable de la que nadie podía escapar. Aun así, hubo sonados intentos de fuga, todos fracasados. Pero en 1962 tres reclusos lograron escapar, hazaña que quedó reflejada en la película La Fuga de Alcatraz (Escape from Alcatraz, en su idioma original), protagonizada por Clint Eastwood.

Cerrada desde 1963, la vieja prisión recibe hoy a miles de visitantes cada año. La excursión dura unas tres horas y cuesta alrededor de 40 dólares. Se toma un ferry en el muelle de Fisherman’s Warf del puerto de San Francisco que nos deja en la isla media hora después, tras un trayecto que nos permite obtener una vista de la ciudad desde el mar. Prácticamente se puede acceder a todos los rincones de la prisión: comedores, celdas de castigo, torres de vigilancia…

Los amantes del cine y los cazadores de mitos tienen en Alcatraz una visita obligada, sobre todo si están de paso por San Francisco: imprescindible.

Viajando por América las palabras clave son , , , , , , , , .