Interrail, descubriendo Europa en tren

Muchos jóvenes han podido conocer Europa recorriendo sus rincones gracias a Interrail, el billete de tren que se puede usar en casi toda la red ferroviaria de uno o varios países del viejo continente. Actualmente el sistema es algo diferente, ya no existe el sistema de zonas. Sigue siendo en todo caso una manera muy interesante y divertida de explorar Europa en tren.

Ante, aunque no había un límite de edad para poder usar este método de viaje, se solía identificar el Interrail con una cosa de jóvenes mochileros con ganas de aventura.

Hoy esta idea ha cambiado y cualquier persona con nacionalidad en uno de los países adheridos puede comprar un billete Interrail. Los países en cuestión son prácticamente todos los que existen a lo largo y ancho de la geografía europea.

Estos billetes se pueden adquirir en cualquier estación de trenes de larga distancia vende billetes Interrail, aunque también en algunas agencias de viaje y en internet.

Como decimos, hasta 2007 Interrail funcionaba con el sistema de zonas. Se podía adquirir un billete para viajar por un determinado número de países. Por ejemplo, la zona A era la correspondiente a Gran Bretaña; Irlanda del Sur e Irlanda del Norte, la zona B a Suecia, Noruega y Finlandia, etc. Curiosamente España compartía zona con Portugal y Marruecos.

Ahora el sistema es diferente, los billetes por zonas ya no existen ya que han sido reemplazados por billetes locales, válidos para un país en concreto, y billetes globales, para zonas más amplias. También están los billetes globales flexibles que nos permiten viajar días alternos y sólo cuentan los días que viajamos en el tren. El pase global tiene una duración que va de 22 a 30 días en los que podemos tomar todos los trenes que queramos.

Los precios varían dependiendo la modalidad de nuestro billete, la clase en la que queramos viajar, el país que queramos visitar y nuestra edad. Hay una reducción importante si somos menores de 26 años.

Embarcarse en el descubrimiento de Europa con Interrail es una experiencia hermosa en la que podemos disfrutar a partes iguales del destino y del camino. Todos los que lo han probado vuelven cargados de un buen montón de anécdotas y muchos amigos de todo el mundo, porque los viajes en tren son diferentes, más humanos. Grandes amistades e incluso romances han nacido en los vagones. Compartir almuerzo, fotos, mapas y sugerencias es una onita forma de viajar y conocer la vieja Europa.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .