Las cuatro capitales de la cerveza en Europa

El mapa de Europa de consumo de alcohol no deja lugar a dudas: hay tres territorios bien delimitados, tres cinturones en los que una bebida es más consumida y que las otras. El Mediterráneo es el dominio del vino, los fríos países nórdicos y orientales se inclinan por las bebidas destiladas tipo vodka. Por último, la franja central del continente, desde Irlanda hasta la República Checa, es el cinturón europeo de la cerveza, el beer belt.

La cerveza es algo más que una bebida, sino que forma parte de la misma esencia e historia del continente. Con riesgo de dejarnos alguna parada en el tintero, hoy damos un paseo por las grandes capitales cerveceras de la vieja Europa.

  • Bruselas. Lo hemos elegido como punto de parida porque Bélgica, a pesar de ser un país pequeño, es un gigante en cuanto a producción de cerveza. Su variedad es enorme que en muchos bares de la ciudad tienen un amplio menú de cervezas de todo tipo, entre las que  destacan las potentes y rojas cervezas de abadía de doble y hasta triple fermentación. Algunas de ellas se elaboran según antiguas recetas de monjes trapistas. La diversidad es tal que se dice que en Bélgica hay un tipo de cerveza distinto para cada día del año.
  • Dublin. Cruzando el Canal de La Mancha llegamos a las islas Británicas, patria de grandes consumidores de cerveza. En Inglaterra predominan las tipo ale de color ámbar que no gozan de mucho predicamento entre los consumidores del resto del continente. Sin embargo en la vecina Irlanda se produce una de las cervezas más famosas del mundo, la Guinness, negra, espesa y amarga, de la que ya hemos hablado en este blog. Esta cerveza es uno de los grandes símbolos del país y su fábrica la atracción más visitada de Dublin.
  • Munich. Un repaso de la Europa cervecera tiene que pasar obligatoriamente por Alemania. Sin llegar a los extremos de Bélgica, la diversidad regional es también amplísima. Son célebres la kolsch de Colonia o la alt en Düsseldorf por ejemplo, pero el epicentro de la cerveza alemana se encuentar en Baviera, concretamete en Munich donde se beben las turbias y potentes cervezas de trigo. Una visita al Oktoberfest es una gran idea para sumergirse en el universo de la Deutsches Bier.
  • Praga. Los checos reivindican orgullosos ser los creadores de la cerveza aunque sus vecinos alemanes se lleven la fama. Sea esto cierto o no, los habitantes de la capital de la República Checa son los mayores consumidores de cerveza de todo el continente: más de 150 litros per cápita por año. A decir verdad, es en la ciudad de Plzen donde se inventó la variedad de cerveza rubia y suave que se ha extendido por todo el mundo y que hoy conocemos como “pils”.

 

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , , , , , , .