La Bahía de Halong en Vietnam

El Sudeste Asiático es uno de los lugares del planeta que mayores maravillas naturales esconde. Una de ellas es la Bahía de Halong en Vietnam, un lugar espectacular y sobrecogedor a la vez.

Las fantásticas formaciones del paisaje de Halong tienen una explicación mítica: Según la leyenda, el emperador del Jade ordenó a un dragón celestial que detuviera la invasión de los enemigos que llegaban por mar. El dragón escupió gigantescas rocas de jade que sirvieron para hundir los barcos invasores. Los pedazos que quedaron después de la batalla omaron después los islotes que actualmente se ven en la Bahía de Halong. La misma leyenda asegura que actualmente el dragón duerme tranquilo en el fondo de sus aguas a la espera de volver a ser invocado.

Son más de mil quinientos islotes en total los que convierten a la bahía de Halong en un laberinto y un reto para las embarcaciones que se adentran en ella zigzagueando entre los escollos. Sus formas tan variadas y caprichosas que se podría llegar a pensar que están fabricados artificialmente y dispuestos así a propósito. Se levantan majestuosamente sobre las verdes aguas del golfo de Tonkin.

Para llegar a este lugar debemos pasar primero por la ciudad de Haiphong, el centro turístico más cercano. Desde allí se puede acceder a Halong con un viaje organizado o bien por libre, comprando los billetes en cualquiera de los numerosos barcos que zarpan a diario hacia allí desde Haiphong. Los barcos suelen ofrecer excursiones de uno, dos o tres días, según la demanda y siempre se puede negociar el precio directamente con el capitán.

Quien prefiera la comodidad contará con numerosos cruceros que cada día llegan a Halong cargados de turistas. Por desgracia, esta no es la mejor opción para quien desee saborear la verdadera belleza de este lugar, rodeado de una singular atmósfera de tranquilidad y un misterioso silencio. De hecho las autoridades vietnamitas han llegado a prohibir recientemente el uso de lanchas en la bahía, para preservar el lugar de ruidos y de cualquier elemento que rompa el equilibrio ecológico y paisajístico del lugar.

Este paisaje de Halong, declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, posee una espectacular e indescriptible belleza. Se trata de una visita casi mística en la que descubrimos aldeas flotantes, pescadores, calas escondidas y misteriosas grutas solo accesibles por mar.

Viajando por Asia las palabras clave son , , , , .