Turismo en la Baja California, México

La Baja California es esa larga y estrecha península que se extiende al oeste de México, entre el océano Atlántico y el mar de Cortés a lo largo de casi 1.700 kilómetros. Paisajes desolados al norte y animados focos turísticos al sur, la belleza del desierto y la espectacularidad de sus fondos marinos: estos son los grandes atractivos de este lugar del mundo.

El paisaje de la Baja California es bello y brutal a la vez.  Al norte, la sierra de San Pedro Mártir levanta a 3.400 m sus picos de granito azul y blanco.

El desierto de Vizcaíno ofrece imágenes casi artificiales de una desolación total solo interrumpida por los cactus con forma de candelabro. El desierto llega hasta la costa para morir junto al mar dando lugar a hermosas playas de arena blanca.

Aunque la ciudad más importante es Tijuana, cerca de la frontera de Estados Unidos, las localidades más interesantes son otras: La Paz, con sus placeres sencillos como el malecón, la punta de Pichilingue. Desde aquí parten las excursiones hacia la isla Espíritu Santo donde los turistas pueden bañarse con las nutrias. Guerrero Negro, un pequeño pueblo que vive de sus salinas pero que recibe en invierno riadas de turistas qu edesean avistar las ballenas grises. San Ignacio, una encantadora aldea colonial situada en el corazón del desierto.

Mención aparte merece la ciudad de Los Cabos, en realidad dos ciudades (San José del Cabo y Cabo San Lucas) que forman una sola y son el principal foco turístico en el extremo meridional del estado. San José es más típica, con su centro de ciudad colonial, su pequeño mercado bajo los portales y sus agradables hoteles. Cabo San Lucas, con su paseo marítimo y sus hoteles de lujo enfrente de las rocas fragmentadas del cabo que lleva el mismo nombre, está más americanizada y es algo más cara. La espectacularidad de las formaciones rocosas de la costa y la riqueza del fondo submarino son los puntos fuertes de este destino.

La observación de las ballenas grises en el mar de Cortés y en Baja California (concretamente a los alrededores de Guerrero Negro) es una de las experiencias más impresionantes que se pueden vivir en México. Los visitantes combinan estas excursiones invernales con otras actividades acuáticas estivales como el submarinismo o el windsurf y, en la costa del pacífico, el surf y la pesca del pez espada.

Y para los que se interesen por el turismo cultural, es recomendable visitar las  pinturas rupestres de la sierra de San pedro, de unos 5.000 años de antigüedad. Eso sí, es preciso subirse a lomos de un burro para llegar hasta los antiguos lugares de residencia de los indígenas del desierto de Vizcaíno.

Viajando por América las palabras clave son , , , , , , .