Recorriendo los molinos de agua de Zamora

En las comarcas zamoranas que bañan los ríos Esla, Aliste y Duero se conservan aun los viejos molinos de agua que se utilizaron en la Edad Media para moler el grano y elaborar harina. Estas comarcas son la de Alba, Tábara y Aliste, donde encontramos cientos de estos molinos.

El paisaje de esta zona no es tan seco como el del resto de la provincia. Aquí hay numerosos cursos de agua y mucha vegetación. Un lugar ideal para el senderismo, de hecho existen una veintena de rutas, la más conocida de las cuales es la de los molinos de agua.

Estos molinos tienen personalidad propia: se componen de un depósito y una pequeña estancia donde dos grandes ruedas de piedra giran gracias a la fuerza del agua para el trabajo de la molienda. Se desconoce la antigüedad de esta mecánica ancestral, solo se sabe que empezaron a utilizarse en la época medieval, tal vez introducidos por los musulmanes. En cualquier caso, resulta sorprendente comprobar que aun hoy muchos granjeros de estas comarcas los empleann para moler el trigo.

Los mejores conservados se ubican en la población de Sejas de Aliste y están abiertos a los visitantes. Son el Molinico y el Molino del Tejado, que han sido restaurados. Su estructura es muy parecida, siguiendo unos estándares comunes: junto al edificio en sí se encuentra el depósito de agua o laguna, construída artificialmente para acumular el agua que moverá la rueda del molino. Tienen dos plantas y el material de la edificación es la piedra de pizarra. También tienen un tejado a dos aguas. El interior está iluminado por una claraboya en el tejado y una pequeña ventana en la pared.

Los habitantes de la zona, conscientes del tesoro etnográfico que tienen en sus manos, han emprendido en los últimos años nuevos trabajos de restauración en muchas de estas construcciones, auténticas reliquias del pasado. Pero además de su valor cultural e histórico, la recuperación de estos molinos resulta un poderoso atractivo para el turismo rural respetuoso con las tradiciones que se ha desarrollado en esta zona en las últimas décadas. Un reclamo más para los viajeros que sienten la llamada de la Naturaleza y la vida en el campo.

Las comarcas de Alba, Tábara y Aliste se sitúan al noroeste de la provincia de Zamora, cerca de la frontera con Portugal. Se puede llegar hasta allí desde la capital de la provincia por la N-631.

Viajando por España las palabras clave son , , , , , , .