Por la India en un tren de lujo: el Deccan Odyssey

La India es uno de los países más poblados del mundo, donde los contrastes son enormes. Aquí coexisten la miseria más absoluta con el lujo más inimaginable. Uno puede viajar  por el subcontinente indio a pie, recorriendo los polvorientos caminos solo con una mochila al hombro, pero también puede, si lo permite el bolsillo, hacerlo en trenes de lujo dignos de los antiguos maharajás, como el Deccan Odyssey, llamado “el Orient Express de la India

Con el Deccan Odyssey podemos adentrarnos en el mismísimo corazón de la India con todo tipo de comodidades y servicios.

Veinte vagones diseñados y construidos para el placer y el confort de los viajeros. En ellos encontramos una biblioteca, tres restaurantes y una cafetería, un spa con sala de masaje y gimnasio, suites de lujo con baño propio… Además, cada estancia cuenta con un asistente personal cuya única misión es estar disponible 24 horas a nuestro servicio y tratar de complacernos en todo momento.

Inaugurado en 2003, este tren de ensueño tiene como punto de partida y de llegada la emblemática Estación Victoria, en Bombay. Desde allí parte cada semana para llevarnos a los lugares más interesantes de la India Central. De Bombay sale en dirección sur, hacia Rantagiri, al sur. En este primer día los pasajeros son agasajados por un desayuno generoso y colorido. Es la forma de darnos las bienvenida a este viaje.

La segunda parada, siempre siguiendo la línea costera del Mar Arábigo, nos deja en Malvan, donde los pasajeros tienen tiempo de visitar la mítica playa de Turkali. Al día siguiente se llega a Goa, la preciosa joya colonial portuguesa de la India. Desde ahí, el tren abandona la costa y se adentra en el interior hasta llegar a Pune, la antigua capital del reino maratha. La siguiente etapa nos lleva a otra ciudad imperial, Aurangabad, fundada por los invasores mongoles. La última visita antes de regresar a Bombay nos lleva a visitar las cuevas de Ajanta.

El Deccan Odyssey es también famoso por su excelente gastronomía. A medida que el tren se adentra en una u otra región, el menú de sus dos vagones restaurante incorpora diferentes platos regionales indios, según donde nos encontremos. La oferta es amplísima, con deliciosas especialidades chinas y una extensa carta de cocina internacional, todo ello servido de manera impecable.

Sí, en efecto la gran pega es el precio. El Deccan Odyssey no está al alcance de todos los bolsillos, con precios que oscilan entre 300 y 500 dólares por persona y noche. Muy caro, pero ese es el precio de poder viajar como un maharajá.

Foto: exoticjourneys.com

Viajando por Asia las palabras clave son , , , , , , , , .