Esmirna y Kusadasi, el Egeo turco

En la costa oriental del Mar Egeo, cuyas aguas han bañado durante siglos dos culturas: la occidental y la oriental, la helénica y la otomana, se levanta con casi tres milenios de historia sobre sus espaldas la ciudad de Esmirna (en turco Izmir), un lugar completamente diferente del resto de Turquía.

En palabras de Víctor Hugo, Esmirna es una princesa oriental, bella y enigmática. La ciudad está vigilada por el imponente Kadifekale (El castillo de terciopelo), que se puede visitar gratis. Desde sus murallas podemos observar la costa de Anatolia y disfrutar de una puesta de sol tomando un café o un té en la terraza de su cafetería. Una experiencia que nos sumergirá en toda la esencia de esta parte del Mediterráneo.

En el paseo marítimo encontramos infinidad de restaurantes con comida turca, griega e internacional. El ambiente aquí es totalmente occidental y las mujeres trabajan y viven sin ningún tipo de censura o inhibición a pesar de estar en un país de abrumadora mayoría musulmana. Esmirna es distinta: abierta, alegre y tolerante. La marcha nocturna está en la calle Gazi Kadinlar Caddesi, llena de bares de copas y discotecas.

Además de la diversión, en Esmirna encontramos una gran oferta cultural, gracias al pasado glorioso de la ciudad: sobre todo el ágora de la época romana y los Museo Arqueológico, además de la mezquita Konak Camii. Otras visitas imprescindibles son el Bazar de Kcmeralti, ubicado en una antigua posada del siglo XVIII, y la emblemática torre del reloj, que preside la plaza Konak.

Kusadasi se encuentra a unos cincuenta kilómetros al sur de Esmirna. Su puerto recibe cada día a miles de turistas que llegan en los numerosos cruceros que recorren el Egeo. La llegada por mar permite a los pasajeros admirar el castillo que se erige sobre Güvercin (la isla de las palomas).

Una vez aquí, el viajero tiene dos opciones: recorrer las bulliciosas calles de Kusadasi repletas de comercios tradicionales, puestos ambulantes y tiendas internacionales, ideales para hacer compras de todo tipo, o bien visitar las ruinas de la antigua ciudad de Éfeso, algo más hacia el interior. Éfeso fue en su momento de esplendor la segunda ciudad más poblada del Imperio Romano. Hoy sus ruinas están muy bien conservadas. Una excursión nos puede costar alrededor de 100 € si regateamos bien.

Esmirna y Kusadasi. Dos bellos e interesantes destinos en el Egeo turco. Dos lugares para disfrutar.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .

You might also like

Entre las mil islas griegas (4): Samos Continúa nuestro periplo por las islas griegas. Hoy cruzamos el Egeo hasta la costa nororiental, muy...
Balos, la mejor playa de Creta Decir que Balos es la mejor playa de Creta no es poca cosa, porque la isla más grande del Egeo está...
Entre las mil islas griegas: Hydra La isla de Hydra, situada frente a la costa Ática al sur de Atenas está amenazada por la maldición...
Syros, el secreto del Egeo ¿Por qué Syros es una isla bulliciosa tan desconocida por los turistas extranjeros como celebrada por...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>