Checkpoint Charlie, en Berlin

Berlín, la orgullosa capital de Alemania brilla hoy con luz propia, siendo una ciudad viva y culturalmente muy activa, destino de moda para turistas de todo el mundo. Sin embargo, hasta hace solo unas décadas esta ciudad del tristemente famoso muro de Berlin, el símbolo de un mundo dividido por la Guerra Fría.

El Muro es una de las últimas aberraciones de la época soviética en la Alemania Oriental, la República Democrática Alemana (RDA), que lo llamó el “Muro de Contención Antifascista”, mientras que en occidente era conocido con el nombre mucho mas aporopiado de “El Muro de la Vergüenza”.

Levantado en 1961, sus 45 kilómetros de extensión tenían la finalidad de dividir la ciudad en dos e impedir que los berlineses del este huyeran al lado occidental. Hasta el día de su caída definitiva el 9 de noviembre de 1989, casi doscientas personas encontraron la muerte aquí intentando cruzar al otro lado, abatidos por los disparos de los guardias o por las minas.

Algunos tramos del muro se han conservado como recuerdo de aquella época. También se mantiene intacto el Checkpoint Charlie, uno de los principales puntos de acceso para extranjeros en Berlín Este, aunque también sirvió como escape clandestino de algunos habitantes de la RDA. Ahora se levanta allí  el Mauermuseum, que recrea aquella época tan dura para los berlineses.

El Checkpoint Charlie se encuentra en la Friedrichstrasse, en su día línea fronteriza entre la zona controlada por los soviéticos y los norteamericanos.  El nombre tiene su origen en la tecera letra del aalfabeto fonético de la OTAN. El punto “C”, de Charly.

Durante la existencia del muro se contabilizaron unas 5.000 fugas a Berlín Occidental. En la visita al Checkpoint Charlie se recrea la huida más famosa de la historia del muro, la de Peter Fechter, que intentó cruzarlo junto a un compañero. Fechter fue herido por las balas de los vigilantes, que le dejaron morir desangrado cruelmente, para escándalo de los periodistas y la opinión pública occidental en 1962.

Este punto de control no existiría hoy sin la insistencia de las organizaciones de recuperación de la memoria alemana, que logró reconstruir este lugar en el verano del año 2000. Todos los visitantes se detienen a fotografiar el cartel que reza: “You are leaving the american sector” (está usted abandonando el sector americano). Aparte del puesto y del museo, también se pueden ver aquí la última bandera del Kremlin y varios fragmentos del muro derribado. En los alrededores venden todo tipo de reliquias de la época soviética, hoy tan lejana.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .