Dijon, algo más que mostaza

Dijon debe su fama mundial a la estupenda mostaza que allí se produce, lo cual resulta algo injusto porque esta bella ciudad francesa tiene muchas otras cosas que ofrecer al viajero. Su brillante pasado como capital del Ducado de Borgoña se refleja  en los majestuosos edificios y los museos que se encuentran aquí. Una tranquila y hermosa ciudad donde la historia sale a nuestro encuentro en cada esquina y donde se come de lujo.

La primera visita debe ser el Palacio de los Duques de Borgoña, donde están enterrados los antiguos dueños de la ciudad. El palacio es ahora un edificio administrativo que permite acceder a  la Torre de Philippe le Bon para conseguir las mejores vistas de la ciudad. También aquí se sitúa en Museo de Bellas Artes, uno d elos más antiguos y ricos de Francia.

En Dijon abundan las iglesias y catedrales como las de San Benigno, Notre-Dame, Saint-Etienne y Saint Michel, cada una con sus particulares muestras de diferentes estilos arquitectónicos como el gótico, renacentista y el característico estilo de la época de la Francia de los Capetos. También destaca el Arco Triunfal de la Porte Guillaume, del barroco. En realidad, la mayor parte de los edificios históricos de Dijon están comprendidos en un periodo histórico que va desde el siglo XII hasta el XVIII. El casco antiguo de la ciudad conserva este aire histórico, presente en el diseño de las fachadas de las casas, con el tradicional entramado de vigas de madera visibles desde el exterior.

La mostaza ocupa inevitablemente un lugar central en cualquier viaje a Dijon. Para los más devotos de este condimento está el Museo de la Mostaza, donde se puede conocer su historia y su proceso de elaboración en todas sus variedades. Ni que decir tiene que se puede comprar mostaza en cualquier comercio de la ciudad y es el souvenir más solicitado por los turistas. Todos se marchan de aquí con uno o más pots de moutarde como recuerdo o para regalar.

La mostaza está presente también en la rica gastronomía de Borgoña. Uno de los platos más famosos es el Boeuf Bourguignon, carne de vaca cocinada con vino tinto a fuego lento. Otras especialidades son los escargots y el pain d´épices (alajú). Y por descontado el delicioso vino de la región.

Llegar a Dijon en auto o bus es fácil porque esta ubicado entre París y Lyon, las dos ciudades más grandes del país. Dijon esta a 312 kilómetros de París y a 320 kilómetros al noreste de Lyon. Hay más de veinte trenes cada hora desde estas dos ciudades y el tiempo de viaje es de unas dos horas aproximadamente.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .