Paseando por Oviedo

Oviedo, capital del Principado de Asturias, cuenta con numerosos atractivos, como la catedral gótica, el Teatro Campoamor, donde se celebra la famosa entrega de los Premios Príncipe de Asturias, o el Monte Naranco, a las afueras del casco urbano. En este post proponemos un paseo por las calles del barrio antiguo para conocer mejor esta bella ciudad.

Un buen punto de partida puede ser la plaza de la Escandalera, lugar donde se ubica la famosa estatua de la Gorda, obra el escultor colombiano Fernando Botero y punto de encuentro muchos ovetenses. Esta plaza se encuentra rodeada por el parque San Francisco con sus pavos reales, el Parlamento Regional, el edificio de Cajastur y el Teatro Campoamor. Sin duda, uno de los rincones más elegantes de la ciudad.

Junto al Teatro Campoamor, tomamos la calle peatonal que nos lleva hasta la Iglesia de San Juan, conocida sobre todo por ser la iglesia donde Franco se casó con Carmen Polo. Eran otros tiempos. En el camino podemos detenernos a probar los famosos carbayones en algunas de las numerosas pastelerías que nos iremos encontrando.

La calle Uría es la principal arteria comercial de Oviedo. Aquí están las principales y más caras tiendas. En cambio, la plaza del Fontán, donde se sitúa el mercado de la ciudad, es un lugar más tradicional, un buen sitio para pararse a beber una botella de sidra.

Merece la pena pasear por la calle Santa Ana, donde se ubica el Museo de Bellas Artes de Asturias, una de las mejores colecciones públicas de arte de España; este museo alberga la obra de pintores de la talla de Goya, Zurbarán, Sorolla o Picasso.

Desde el Ayuntamiento, tomando la calle Cimadevilla, llegaremos a la Plaza de la Catedral, una magnífica construcción gótica que preside majestuosamente todo el casco antiguo ovetense. También aquí se levanta la estatua de La Regenta, la protagonista de la inmortal obra de Leopoldo “Alas” Clarín, cuya trama transcurre enteamente en Vetusta, que no es otro lugar que Oviedo.

Pero si de estatuas célebres se trata, no podemos irnos de Oviedo sin pasar por la calle Milicias Nacionales para hacernos la obligada foto junto a la estatua de Woody Allen, obra del escultor avilesino Vicente Santarúa, que muestra al cineasta paseando pensativo por una de las calles del centro de la capital asturiana. Woody Allen mantiene una relación muy estrecha con Oviedo. Él también descubrió este lugar casi por casualidad, cuando vino a recibir el Premio Príncipe de Asturias de 2002, y se quedó enamorado de su belleza y su historia.

Viajando por España las palabras clave son , , , , , , .