Los mercados de Pekín

Pekín es hoy una de las mayores urbes del planeta, moderna e impresionante, con rascacielos, colosales estructuras y grandes centros comerciales. Sin embargo, las tradiciones perviven en la capital de China, cuyas huellas se pueden seguir en muchos lugares de la cuidad, sobre todo en sus mercados.

La cultura del comercio chino es tan antigua como el propio país.

Hoy China es una potencia económica  que exporta productos al resto del planeta, pero que sigue conservando sus viejos mercados urbanos. He aquí una selección de los mejores que se pueden visitar en Pekín:

  • Mercado de Panjiayuan, el mercado de antigüedades más grande del planeta. Goza de una gran reputación y aparece en todas las guías de la ciudad, por lo que suele estar siempre lleno de eturistas.  
  • Mercado de las Pulgas, con una amplia gama de productos traídos de diferentes zonas del país, desde el tradicional té del este del río Yangtsé y hasta objetos decorativos tibetanos. 
  • Mercado del Oro, en el barrio de Chaoyang. Algo más tranquilo que los anteriores, aquí se pueden comprar joyas (de ahí su nombre) y todo tipo de souvenirs.
  • Mercado de la Seda (Xiushui). No está exclusivamente dedicado a la seda, la gama de productos en oferta es enorme. Este pasa por ser el mercado más grande de China y sin duda uno de los más famosos. 
  • Mercado de Liangma, en el cual se encuentra en venta una gran variedad de porcelana, pinturas, elementos de caligrafía, jade, estatuas y muchas curiosidades. Dicen que los vendedores aquí son “menos insistentes” que en el resto de la capital.

  • Mercado nocturno de Donghuamen. Un lugar sin duda fascinante. En sus puestos de comida donde se pueden degustar todo tipo de insectos, cocinados o crudos. No apto paar estómagos delicados.
  • Mercado de Hongqiao, llamado también Mercado de las Perlas porque hay un famoso puesto de venta de perlas en el piso superior. Se llega desde el parque del Templo del Cielo y aunque no se compre nada es un agradable paseo.
  • Mercado de las Gafas, tal vez el más original de todos. Un centenar de puestos en Migjing Yuan donde se vende cualquier tipo de gafas que uno pueda imaginar, además de lentes de contacto y otros accesorios. Hasta nos podemos graduar la vista allí mismo.

Por último hay que añadir que, aunque no se tenga intención de comprar nada, visitar los mercados pekineses es una obligación para todo viajero. Allí es donde se toma de verdad el pulso de la sociedad china. Si se quiere comprar, hay que tener en cuenta que el regateo es todo un arte y también hay que prestar atención a las falsificaciones, por desgracia muy abundantes.

Viajando por Asia las palabras clave son , , , .