Belém y la Era de los Descubrimientos

Uno de los barrios con más encanto y personalidad de Lisboa es el de Belém, recuerdo vivo de las épocas de esplendor de la ciudad y de Portugal. Todo aquí nos evoca el pasado glorioso del imperio portugués, la Era de los Descubrimientos, ya que desde estos muelles, hoy reconvertidos en puerto deportivo, partían las carabelas en busca de nuevas tierras.

Los principales monumentos de Belém se sitúan en torno a la inmensa explanada de la Praça do Império, a la que podemos llegar tomando uno de los más característicos tranvías lisboetas, el número quince, que parte desde la Praça do Comércio, en el centro de la ciudad.

Desde aquí se llega a uno de los más importantes monumentos de Lisboa: el Monasterio de los Jerónimos, donde descansan los restos del gran explorador luso Vasco da Gama. En contraste, encontramos también aquí uno de los edificios más modernos de la ciudad, el Centro Cultural Belém, dedicado a la música, las artes escénicas y la fotografía, que es especialmente concurrido los fines de semana.

De especial interés es el Museu da Marinha, donde se puede recorrer visualmente toda la historia naval de Portugal desde sus tiempos de potencia marítima, a traves de maquetas de naves, mapas, dibujos, instrumentos utilizados para la navegación y todo lo que tenga que ver con el mar.

Dejando atrás la plaza nos dirigimos a la orilla del Tajo, donde todavía se conserva la vieja esencia de este barrio. Antes nos detendremos en la famosa Confitería de Belém, donde desde hace más de 150 años se elaboran los famosos pastelitos que han dado fama a este lugar, de nata, crema y canela. Una verdadera delicia que ningún viajero que pase por Lisboa debería perderse.

Sobre las aguas del Tajo (en portugués, Tejo) se levanta el millones de veces fotografiado Monumento a los Descubrimientos, con su original forma de carabela. Este monumento, levantado durante la dictadura de Salazar, tiene una altura de 52 metros, se erige a la memoria de los marineros, patronos y demás ilustres personajes que participaron en las gestas de exploración y descubrimiento de ultramar. En la escultura se pueden reconocer entre otros al Infante Don Henrique, a Luís Vaz do Camoes, el autor de Os Lusíadas, a Fernando Magallanes o a Bartolomé Dias.

 Algo más lejos, junto al arbolado del bonito paseo a la orilla del río está la Torre de Bélem, antigua fortificación defensiva del puerto, que se ha convertido en el icono de esta zona de Lisboa.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .