El Palacio de Versalles

A pocos kilómetros al suroeste de París, el Palacio de Versalles y sus jardines son el símbolo del poder de la Francia absolutista del siglo XVIII, en concreto de Luis XIV, el Rey Sol, una de las principales atracciones turísticas para todos los que pasan por la capital francesa.

El Palacio de Versalles es un lugar hermoso y espectacular, además de modelo a imitar por prácticamente todos los palacios barrocos que se construyeron por Europa durante un siglo entero. Su interior es majestuoso y casi inabarcable: más de setecientas estancias, dos mil quinientos ventanales, trescientas cincuenta chimeneas, decenas de escaleras, cientos de espejos…

Las estancias privadas y los departamentos de la familia real han sido restaurados y pueden verse tal como eran cuando estaban ocupados por los reyes, con muebles, lámparas, obras de arte y objetos de decoración cargados de historia y de valor incalculable.  Desde la Galería de los Espejos se puede contemplar una maravillosa vista de los magníficos jardines versallescos.

En el recinto de Versalles, donde el Palacio ocupa el espacio central, se levantan también dos palacetes menores: el pequeño y el gran Trianon. Erigido en 1687, el Gran Trianon, con su estilo italiano y sus columnas de mármol blanco, es sin duda el conjunto de edificios más distinguido de todo el dominio de Versalles. Por su parte, el Pequeño Trianón y su parque se encuentran vinculados al recuerdo de María Antonieta, la única reina que impuso su gusto personal en Versalles. Este palacio fue restaurado y abierto al público en 2007.

Los impresionantes jardines rivalizan en suntuosidad y belleza con el propio palacio. Su creación exigió un trabajo inmenso ya que donde hoy vemos los parterres, la Orangerie, las fuentes y el Canal, sólo existían bosques, prados y pantanos. Se necesitaron enormes cantidades de tierra, transportada en carretillas. Los árboles se traían en carro de todas las provincias francesas. Miles de hombres participaron en este grandioso proyecto.

Se pueden visitar todas las instalaciones y palacios de Versalles, incluído el Museo de Historia de Francia, adquiriendo un pase de día por 18 €, o bien restringir la visita solo al Palacio (15 €) o al Gran Trianon y Dominio de Maria Antonieta por 10 €. El acceso es gratuito  para los visitantes menores de 18 años y las personas minusválidas con acompañante, excepto a los los espectáculos de las grandes aguas y los jardines musicales. En el interior del complejo hay varias tiendas de souvenirs, cafeterías y restaurantes, aunque no precisamente baratos.

Si planeamos viajar a París hay que reservar al menos un día a esta visita. En Versalles todo es encantador y proporciona a quien lo visita una experiencia irrepetible.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , .