Cabo Verde, una colección de islas

Diez islas volcánicas y cinco islotes deshabitados componen el archipiélago de Cabo Verde, a unos quinientos kilómetros de distancia de las costas de Senegal, en el Océano Atlántico. Un pequeño paraíso de islas distintas que ofrecen desde bosques tropicales frondosos a playas de arena finísima. Un destino de sol y playa diferente.

Las islas se clasifican en dos grupos: las de barlovento al norte (Boa Vista, Sal, Santo Antao, Sao Nicolau, Sao Vicente y Santa Luzia) y las de sotavento más al sur (Fogo, Brava, Maio, Santiago). Su historia se inicia en 1462 con la llegada de los colonizadores portugueses, que trajeron allí a los primeros esclavos africanos para cultivar la tierra.

Sin embargo, la verdadera importancia de estas islas era su ubicación geográfica, en los viajes de exploración hacia América primero y en el comercio transoceánico después. Siglos después fueron usadas como presidio y ya en 1975 lograron por fin la independencia de Portugal.

Santiago es la isla más grande y donde se ubica la capital del país, Praia. Aquí vive la mitad de la población de Cabo Verde, aunque, como el resto de las islas de sotavento, no es el destino turístico más apreciado. Sí lo son en cambio las islas de barlovento, sobre todo por su espectacular entorno natural.

Boavista, la isla más oriental, tiene el aspecto de una isla desierta de las novelas de piratas. Cuenta con impresionantes playas, muchas de ellas vírgenes de agua cristalina. En la costa norte se pueden observar los restos de algunos vistosos naufragios como el del Cabo Santa María. La capital es Sal Rei, antiguamente llamada Porto dos Ingleses, donde la mezcla de culturas es sorprendente.

Unas millas al norte, la Isla da Sal es sin duda la más famosa y visitada. Debe su nmbre a los abundantes depósitos de sal marina. Sus playas y modernos resorts se llenan cada año de turistas italianos, sobre todo en Santa Maria, al sur. Aquí hay que disfrutar de la gastronomía marinera del lugar y probar la caipirinha local. La mayor atracción turística de la isla son las salinas en Pedro de Lume, donde los turistas pueden flotar sobre las aguas como si estuvieran en el Mar Muerto.

Totalmente distinta es la isla de Sao Vicente, donde nació y creció la cantante Cesárea Évora. El paisaje es muy diferente al árido y seco de la isla de Sal. Aquí hay tupidos bosques, cursos de agua y una animada vida cultural, especialmente en el terreno de la música.

Se puede llegar a Cabo Verde volando desde Portugal, pero también desde Gran Canaria, que goza de conexiones con Praia, Isla da Sal y Boavista, y desde Madrid a la isla principal.

Viajando por África las palabras clave son , , , , , , , , .