Lucca, a la sombra de Pisa

.
La Toscana está llena de evocadoras imagenes, una de las más famosas es la de la ciudad de Pisa y su torre inclinada. Sin embargo, eclipsada por la fama de la ciudad vecina, Lucca pasa desapercibida para muchos viajeros. Una lástima porque se trata de un delicioso destino, una de las ciudades más bellas de Italia.
.
Y sin embargo Lucca cuenta con una ventaja fundamental sobre  Pisa. Aquí no se encuentran esas ruidosas masas de turistas que invaden las terrazas de las cafeterías y hacen cola para entrar a visitar los monumentos. El tempo en Lucca es muy diferente. Sus viejas y elegantes calles invitan al paseo y su casco antiguo es completamente asequible para la visita de un día, enmarcado por unas imponentes murallas del Cinquecento.

En el mismísimo corazón de la ciudad se halle el que sin duda es el elemento más original desde el punto de vista urbanístico. Nos referimos al antiguo Anfiteatro Romano, hoy convertido en un óvalo rodeado de bellos edificios renacentistas y rebautizado como Piazza del Mercato. Aquí se ubican terrazas y cafeterías en un ambiente tranquilo.

Estamos en Italia, donde todas las ciudades son un espectáculo para los amantes del arte. Lucca no es una excepción: aquí encontramos representados casi todos los estilos arquitectónicos, destacando el Duomo de San Martino, que conjuga elementos románicos y góticos, y el Palazzo dei Guinigi con su impresionante torre de 41 metros de altura. Viajando por otras artes, cabe remarcar que Lucca es la ciudad natal del compositor Giacomo Puccini, el orgullo local. Otro capítulo interesante en la  historia de la ciudad es la breve pero intensa etapa en la que Napoleón concedió a su hermana pequeña María Elisa el título de Princesa de Lucca. De esta época datan la mayor parte de los jardines públicos y las bellas mansiones que adornan las principales calles.

La calle más famosa para ir de compras es la Via Filungo, que arranca en las cercanías del Duomo y muere junto al anfiteatro partiendo la ciudad en dos. Sin embargo, se debe abandonar de vez esta transitada calle para descubrir los encantos escondidos de las callejuelas, donde de repente aparece  un pequeño restaurante familiar de cocina toscana o una vieja tienda de productos tradicionales, donde adquirir por ejemplo una botella de Chianti…

Bien pensado, tal vez sea mejor que Lucca permanezca en esta especie de semiolvido, eclipsada permanentemente por Florencia y Pisa,. De ese modo mantendrá todo su encanto para que lo puedan disfrutar solo los afortunados que se atreven a salir de las rutas principales

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .